162
162

"Los tres índices que componen del Índice de Confianza del Consumidor exhibieron un comportamiento negativo, destacándose 7,4% de caída en el subíndice de situación macroeconómica; 5,9% en la situación personal y 2,8% en la predisposición a la compra de bienes durables e inmuebles, en comparación con diciembre", dijo Guido Sandleris, director del CIF de la UTDT.

Y si bien en las tres regiones del país se observó un comportamiento negativo en la confianza de los consumidores, en la Capital Federal se dio la disminución más significativa, con 11,8% respecto al mes anterior, comprendiendo tanto a los sectores de altos y de bajos ingresos.

Del trabajo privado surge que la mayor preocupación de las familias se localizó en la percepción de la política económica, más que en la situación personal, favorecida en la primera quincena del mes por el cobro del sueldo con el medio aguinaldo y la planificación de las vacaciones, aunque en general se observó más reducida y austera que años anteriores.

Inquieta el deterioro de la situación macroeconómica

Al parecer, el poco feliz anuncio anticipado de un régimen de "precios cuidados" que hizo que se anticiparan los ajustes sobre el fin de diciembre y comienzo del año, más el encarecimiento de las tarifas de transporte, pasos por puestos de peaje y combustibles, junto al creciente financiamiento del Banco Central al Tesoro nacional, generaron la expectativa de nuevos aumentos de impuestos, como el que comenzó a regir para los automotores y motos de alta gama.

Los primeros datos de actividad de diciembre, comenzando por la recaudación tributaria, y más recientemente de la industria y la venta de insumos para la construcción, avalan la presunción de las familias de que el escenario macroeconómico se ha deteriorado. Para peor, la ausencia de exposición pública de la Presidente de la Nación, abonó el aumento de la incertidumbre y consecuentemente afectó el humor de los consumidores.

Por Daniel Sticco dsticco@infobae.com