Reuters 163
Reuters 163

El viceministro del Interior, Adnan al-Asadi, advirtió este lunes que los terroristas de Al Qaeda que están atrincherados en Ramadi y Faluya tienen suficiente armamento pesado para tomar el control de la capital de Irak. Las armas son "avanzadas y de calibre suficiente para ocupar Bagdad", alertó, aunque no ofreció más detalles sobre el tipo o la cantidad. En ese sentido, dijo que las fuerzas iraquíes libran "fuertes combates" contra los extremistas para recapturar ambas ciudades.

Desde fines de diciembre, integrantes del Estado Islámico de Irak y el Levante, la rama de Al Qaeda en ese país, han tomado un sector de Ramadi, la capital de la provincia de Anbar, de mayoría sunita. También controlan Faluya junto con grupos milicianos que no pertenecen a la agrupación terrorista, pero que se oponen al Gobierno, de mayoría chiíta.

Las fuerzas del gobierno iraquí respaldadas por milicias sunitas lanzaron una ofensiva total el domingo para recuperar Ramadi y las zonas que la rodean. Cinco aliados del Gobierno murieron y 15 quedaron heridos en los combates, según informó el vocero Dhari al-Rishawi. Los enfrentamientos continuaron el lunes y las fuerzas gubernamentales tuvieron problemas para avanzar ante la feroz resistencia.

Irak sufre un rebrote de la violencia sectaria y de los atentados terroristas, que en 2013 causaron la muerte de 8.868 personas, 7.818 de las cuales eran civiles, según cifras de la ONU. Puntualmente, la provincia de Al Anbar y, sobre todo, las ciudades de Ramadi y Faluya son testigo, desde hace casi un mes, de enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad iraquíes, apoyadas por grupos tribales armados, y milicianos miembros de Al Qaeda, respaldados por otros grupos sunitas contrarios al gobierno del chiíta de Nuri al Maliki.

¿Qué es el EIIL?

El EIIL es un grupo jihadista que se encuentra activo en Irak y Siria, de filiación sunita y contrario a la rama chiíta que gobierna en Irak. Se conformó formalmente en abril de 2013 y es una fusión entre el Estado Islámico de Irak (ISI), vinculado con Al Qaeda, y un grupo jihadista rebelde de Siria, el Frente Al Nusra.

Detrás de todos estos enfrentamientos, se encuentran las diferencias dentro del mundo musulmán. El territorio iraquí se divide entre sunitas, chiítas y kurdos, a lo que se suma la influencia de Al Qaeda y otros grupos terroristas.