NA 162
NA 162

Juan Ignacio Suris fue detenido días atrás, pero los vínculos de sus negocios recién empiezan a aparecer. Acusado por narcotráfico, el novio de Mónica Farro se hacía pasar por empresario para lavar dinero. Incluso, extendía facturas truchas a otras compañías. Según consta en la Justicia, entre ocho empresas, él y su familia llegaron a facturar más de diez millones de pesos.

Ahora, tal como adelantó Infobae este jueves, la investigación parece conectarse con otro de los casos judiciales más resonantes de los últimos años: de acuerdo a los últimos indicios, algunas de las facturas truchas que emitió Suris podrían rastrearse hasta las compañías de Lázaro Báez, empresario cercano al gobierno nacional que también cuenta con causas por presunto lavado de dinero.

Según consta en el expediente administrativo 65.846 de la AFIP, en el año 2011 se abrió una investigación pedida por el fiscal Antonio Castaño para indagar la emisión de facturas truchas por parte del narcotraficante. Ellas fueron recibidas por unas 200 empresas, entre las que se encuentra Iberoamericana de Servicios, una compañía que suele actuar como intermediaria de los emprendimientos de Báez.

Sin embargo, la investigación comenzada en ese expediente fue frenada el 9 de agosto del año siguiente, cuando la Delegación de Bahía Blanca, a cargo de las pesquisas, fue degradada a la categoría de "agencia" a través de la Disposición 299/2012. Pocos días después, se desarticuló el equipo que seguía la pista y la cuestión fue dejada en manos de la Delegación de Mar del Plata, según publica el diario La Nación en su edición de este domingo.

Ahora, la Justicia retomó las indagaciones que había realizado aquel equipo de investigadores de la Delegación de Bahía Blanca para determinar el alcance y monto de las operaciones realizadas por Suris, su familia y sus distintas empresas.

 NA 162
NA 162