162
162
 162
162

Los manifestantes, quienes trabajaban para la fábrica perteneciente a Mónica Mariel Boló, de nombre homónimo, habían tomado la sede gubernamental en la tarde del lunes tras fracasar la cuarta audiencia de conciliación.

"En el acta que se firmó, la dueña ofreció pagarles dentro de dos días un adelanto de los sueldos atrasados y en el transcurso de dos semanas completarlos", relató Ezequiel Conde, de La Alameda, organización que acompañó desde el inicio el reclamo de las 85 personas afectadas, con relación a los períodos de noviembre, diciembre y enero.

La titular de la textil, además, se comprometió a reabrir la fábrica que funcionaba en la calle Zañartú 607, del barrio porteño de Parque Chacabuco, y restituir los puestos de trabajo el próximo jueves, al tiempo que las marcas para las que produce ese establecimiento facilitarán material para comenzar a producir.

Durante el mes que duró el conflicto, los empleados denunciaron que Mónica Mariel Boló cerró sus puertas hace un mes "sin previo aviso", dejando sin trabajo a 85 personas, quienes llevaron el conflicto al Ministerio de Trabajo, que dictó la conciliación obligatoria.

La quinta audiencia se desarrolló este martes con la presencia de los abogados de todas las empresas textiles, el sindicato de costureros, el titular de la Pastoral de Migraciones del Arzobispado de la Ciudad, José Juan Cervantes, y abogados de la Alameda.

Esa textil confeccionaba ropa para marcas como "Montagne, Cheeky, Mimo, Prestige, Peramus y Yagmour, en jornadas laborales de 12 horas, en negro, sin aportes, aguinaldo, vacaciones ni el cumplimiento de las normas básicas de seguridad, higiene e infraestructura", según denunciaron los manifestantes.