EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163

Una niña de seis años de edad murió este lunes en Brasil, a raíz de las graves quemaduras sufridas el viernes, cuando el autobús en que viajaba con su familia fue incendiado en la norteña ciudad de Sao Luis, en un ataque criminal supuestamente ordenado por reclusos del penal de Pedrinhas.


Ana Clara Santos Sousa sufrió quemaduras en un 95 por ciento de su cuerpo durante el ataque, que causó heridas a otras cuatro personas, entre ellas, su madre, de 22 años, y su hermana menor, de un año y cinco meses.


Según la gobernación del estado de Maranhao, los ataques fueron ordenados por reclusos de Pedrinhas, en represalia contra un operativo policial destinado a frenar la violencia en el penal, donde 60 presos fueron asesinados el año pasado y otros dos aparecieron muertos en lo que va de 2014.


Las autoridades de Maranhao instalaron este lunes una comisaría dentro del penal, para investigar los casos de violencia, mientras que el gobierno de la presidente Dilma Rousseff ofreció lugares en penales federales para recibir a los reclusos de Pedrinhas considerados como más peligrosos.


Este domingo la policía local detuvo al presunto autor de los ataques perpetrados el viernes. El detenido es un hombre de 27 años, imputado de ser quien coordinó los hechos del viernes, según informó la Secretaría de Seguridad de Maranhao.