AP 163
AP 163

Un grupo de Al Qaeda logró este sábado el control de la ciudad de Fallujah, en Irak, uno de los bastiones sunitas. Ante esta ofensiva, el gobierno lanzó bombardeos con el objetivo de dispersar a los islamistas. No obstante, lo único que consiguió fue la huida de miles de civiles. De esta manera, Irak está en medio de la peor ola de violencia desde la retirada de las tropas de Estados Unidos.

Al respecto, y en medio de su estadía en Medio Oriente, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, aseguró que Estados Unidos apoya a Bagdad en su lucha contra los terroristas vinculados a Al Qaeda, pero aclaró que  el combate en el campo de batalla es responsabilidad del gobierno iraquí.

"Estamos con el gobierno de Irak en su esfuerzo por rechazar a los insurgentes" de Al Qaeda, manifestó Kerry poco antes de viajar a Jordania, adonde llegó este domingo en su cuarto día de gira por Oriente Medio.

"Vamos a ayudarlos en su lucha, pero es una lucha que al final van a tener que ganar ellos y estoy seguro de que pueden", agregó el secretario de Estado a la prensa, al día siguiente de que Al Qaeda tomara el control total de la ciudad de Fallujah.

"Nos mantendremos al lado del gobierno iraquí en su lucha por repeler" a los insurgentes, "pero es su combate. Es algo que hemos establecido hace poco", reiteró Kerry ante la prensa en Jerusalén.

El gobierno perdió el control de Fallujah, a 60 km al oeste de Bagdad, tras intensos combates contra los insurgentes del Estado Islámico en Irak y Levante (EIIL), grupo vinculado a Al Qaida en Irak.

Este conflicto es el peor de los últimos años en la provincia de Al Anbar, bastión de la insurrección tras la invasión estadounidense en 2003.

Un tercio de las pérdidas de efectivos del ejército de Estados Unidos en Irak se produjo en esta provincia, según el sitio independiente icasualties.org.

"Estamos muy, muy preocupados" por el auge del EIIL en Irak, declaró Kerry. "Son los actores más peligrosos de la región", subrayó, al resaltar "su barbarie" y su "brutalidad".