Habló el empresario que denunció al juez Oyarbide: "Me pidieron dos millones y medio de pesos"

Guillermo Greppi, dueño de una cueva financiera, dijo que dos policías le pidieron una coima para dejar sin efecto un allanamiento. "Diga lo que sucedió aunque me involucre a mí", le habría sugerido el magistrado

 Revista Noticias 162
Revista Noticias 162

Desde el día en que denunció un pedido de coima, Guillermo Greppi tiene custodia de Gendarmería en la puerta de su casa, aunque decidió adelantar sus vacaciones en Punta del Este. Ayer regresó por unas horas a Buenos Aires para brindar una entrevista con la revista Noticias en la que dio detalles de su denuncia.

El hecho que investiga el fiscal federal Ramiro González ocurrió, según Greppi, el 19 de diciembre. Ese día, el juez federal Norberto Oyarbide había ordenado 22 allanamientos simultáneos en una causa por lavado de dinero, uno de ellos, en la Mutual Propyme, la cueva financiera que dirige Greppi. El empresario asegura que le pidieron una coima a nombre del magistrado y su secretario y mano derecha, Carlos Leiva, para dejar sin efecto el procedimiento.

Según relató el empresario en la entrevista, "la División de Investigación Federal de Organizaciones Criminales (DIFOC) de la Policía Federal llegó y tiró las puertas abajo con armas en la mano. Se metieron, desconectaron las cámaras y rompieron las puertas del tesoro. También secuestraron los celulares".

Consultado sobre el pedido de coima, que primero fue por 300 mil dólares y luego fue rebajado a 2,5 millones de pesos, explicó: "Lo hace el jefe del allanamiento, un tal Ángel, que hablaba con su jefe, un tal (Fabio) Ascona, que si no me equivoco, es un subcomisario".

Sobre el rol de Oyarbide, razonó. "El pedido de coima era para solucionar el tema, y el único que puede hacerlo es el juez, porque es el que puede levantar el allanamiento".

Sin embargo, matizó su razonamiento al detallar el marco de la denuncia. "Me comunican que me tengo que presentar en el juzgado y el juez me dice 'diga lo sucedido aunque me involucre a mí'. Me tomaron la declaración y eso se presentó en la Justicia. Oyarbide, preocupado por mi seguridad, me dijo que me iba a poner custodia, pero no de la Policía Federal".

Greppi también habló del expediente dentro del cual se ordenó la medida. "Yo no estaba enterado de la causa. Una causa de lavado debería tener una notificación para que nos presentemos en el juzgado. El mejor fiscal antilavado, que es Raúl Pleé, hizo un dictamen donde dice que los cheques son operaciones comerciales. Lavado es llevar las bolsas de dinero, como en (la película) Scarface".