Martín Rosenzveig 162
Martín Rosenzveig 162
 Martín Rosenzveig 162
Martín Rosenzveig 162
 162
162

Esos cuatro rubros representan por si sólo 5,5% del gasto promedio de las familias de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Pero por la magnitud de los ajustes dispuestos por el Gobierno nacional determinará una suba del índice general de precios de 2,8%, mientras la estimación de alza del seguro automotor agregará otras cuatro décimas de puntos porcentuales.

Pero la inflación se entiende como un aumento generalizado y sostenido de los precios de los bienes y servicios que se ofrecen en la economía, porque de lo contrario, se trataría de un cambio de nivel, de una vez.

Por tanto, al 3,2% que surge como primer impacto de los ajustes anunciados con singular anticipación, como ocurriera también con el régimen de acuerdo de precios para 187 productos, a partir de hoy, hay que agregarle las subas estacionales vinculadas con el turismo (en el último año se ubicaron en más de 12%), a los alimentos afectados por el estrés hídrico, como los derivados de la ganadería y también las frutas y verduras, los cuales no podrían ser neutralizados con las liquidaciones estacionales de la ropa de verano. Mientras que también se proyectan subas en servicios, como los personales, alquileres, combustibles, revistas, cines y teatros y otros recreativos.

Además, las estadísticas oficiales dieron cuenta de que el sector público es el principal impulsor de la suba de los precios, no sólo por efecto de la sostenida emisión para pagar el exceso de gasto sobre la recaudación, sino por los que convalida en sus contrataciones y por el  efecto de la aceleración de la tasa de devaluación del peso a casi 7% en diciembre, en un escenario donde ya fracasó el intento de cerrar gradualmente la brecha entre el tipo de cambio libre y el oficial.

Melconián: "para el trimestre cabe esperar 10%"

Sobre esa base, y por los aumentos preventivos que se registraron en las semanas previas al congelamiento acordado para un set minúsculo de 187 productos, diversas consultoras privadas ya arriesgaron un piso de inflación de 5% para este mes y de 10% para el trimestre, como el caso de M&S Consultores de Carlos Melconián y Rodolfo Santángelo, que anticipó el dato a Radio Mitre, en diálogo con Marcelo Longobardi.

Aceleración sostenida y sin techo

De este modo, enero 2014 comienza con una intensificación del aumento de los precios al consumidor a más de 30% interanual, como desde hace un semestre venía anticipando el índice de expectativas de inflación de la Universidad Torcuato Di Tella, tras haber cerrado 2013 con un alza entre extremos de 28%, según el consenso de las consultoras privadas que difunde mes a mes legisladores de la oposición al Gobierno.

Un año antes había ascendido a 25,2%, tres puntos más que en 2011, cuando había logrado desacelerar cinco puntos porcentuales respecto del pico de 2010.

La Argentina se consolida en el segundo lugar, detrás de Venezuela

Semejantes tasas de incremento promedio de los precios al consumidor consolidaron a la Argentina en el segundo lugar entre 46 naciones relevantes con más alta inflación, con un rango en 2013 que fue la mitad del 56,2% que reconoció Venezuela, pero fue más del doble respecto de su inmediato perseguidor: Egipto.

No se trató de un hecho circunstancial, sino que afianza un proceso que virtualmente que se inició en 2007 cuando caprichosamente se decide devaluar el Indec, con el claro propósito no sólo de ocultar los repetidos fracasos que desde entonces fue acumulando la política económica y el estilo que impuso el ahora renunciado secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, sino también para poder mostrar en contrapartida enormes tasas de crecimiento del PBI y al mismo tiempo atenuar la magnitud del pago de servicios de la deuda pública ajustable por el Coeficientes de Estabilización de Referencia (CER).