Las reservas del BCRA cayeron casi 30% en 2013 y totalizan 30.586 millones de dólares

Los activos líquidos terminaron 2013 con una caída de u$s12.700 millones, la mayor que se registra desde 2001. Diciembre cerró con un rojo de u$s213 millones. Hoy se efectuaron pagos de deuda y energía por u$s900 millones

 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
 NA 162
NA 162

El Banco Central (BCRA) informó este lunes que las reservas internacionales se ubicaron en u$s30.586 millones el último día hábil del año en materia financiera, lo que representa una baja del 29,3% respecto del cierre de 2012. Con este resultado, durante 2013 se perdieron 12.692 millones de dólares.

La caída de reservas de 2013 sólo es superada en magnitud en términos nominales por los u$s19.002 millones que la entidad monetaria resignó en 2001, en ciernes de la mayor debacle económica de la historia argentina, cuando en un año de recesión e intensa fuga de capitales retrocedieron desde los u$s34.234 millones a los 15.232 millones de dólares.

La Argentina pagó este lunes u$s901 millones por vencimientos de la deuda reestructurada, importación de gas de Bolivia y pagos a organismos multilaterales de crédito.El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, precisó que se pagaron u$s527 millones por vencimientos correspondientes a los bonos de descuento, uno de los títulos con que se reestructuró la deuda defaulteada, alrededor de u$s300 millones a Bolivia por la importación de gas de ese país y u$s74 millones a organismos internacionales.

Las importaciones de energía demandaron en el transcurso de 2013 unos u$s12 mil millones, divisas que fueron compradas al BCRA por las estatales Enarsa e YPF. "Los desequilibrios asociados al mayor déficit fiscal y a los mayores niveles de emisión profundizaron la caída de reservas y por otro lado agudizaron los problemas fiscales que estamos enfrentando", afirmó el economista Dante Sica, director de Abeceb.com.

Sin embargo, la salida de activos del BCRA se redujo a u$s234 millones en el día, lo que permite inferir que un importante volumen de dólares del pago de deuda recayó en organismos públicos e inversores institucionales privados con bonos en cartera, que conservaron dichas divisas dentro del sistema financiero o  las reinvirtieron en otras emisiones soberanas. De este modo, dichos dólares pueden seguir contabilizándose como reservas.

Una serie de factores coincideron para explicar la pérdida de activos líquidos en las arcas de la autoridad monetaria. Además del déficit de energía, impactaron la cancelación de deuda en dólares, el déficit comercial de la industria y la salida de divisas por turismo y consumos con tarjeta en el exterior, que no llegaron a ser compensados por los ingresos de divisas del sector agroexportador, principal fuente de dólares para la economía.

El analista financiero Miguel Ángel Boggiano, de Carta Financiera, destacó el rol que puede cumplir el ingreso de dólares por inversiones para Vaca Muerta, así como la colocación de bonos de YPF en Estados Unidos: "Este es un camino válido. YPF colocó el martes pasado u$s500 millones en el mercado internacional con un vencimiento de cinco años al 9% anual. Este es el inicio de un programa con el que busca conseguir 5.000 millones de dólares. Pero así como YPF puede aportar dólares, muchos otros se van vía Enarsa, al tener el Estado que gastar en la cuenta 'Gastos Corrientes - Bienes y Servicios'. Las proyecciones indican que seguirá agudizándose el drenaje por este lado".

Dante Sica agrega que "en este marco avanzamos hacia la economía de 2014, que desde ya no promete nada mejor que lo que nos dio en 2013. A pesar que el Gobierno ha hecho un cambio de Gabinete acorde a lo que han sido los resultados electorales, tratando de oxigenar y darle mayor cohesión al área económica, hasta ahora, las medidas que se han tomado carecen de consistencia".

"Por un lado, se trata de mejorar algunos precios relativos, como es el caso del tipo de cambio, a fin de poder ponerle un 'tapón' a la caída de reservas. Sin embargo, en todo lo que hace a las cuestiones en materia fiscal, su dependencia monetaria y básicamente en la idea de tener un programa antiinflacionario, todavía el Gobierno no ha avanzado", opinó el director de Abeceb.com.