Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
Reuters
Reuters
 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162
 DyN 162
DyN 162
 DyN 162
DyN 162
 DyN 162
DyN 162
 Télam 162
Télam 162
 @nefertiti2501 162
@nefertiti2501 162
 @realpzermo 162
@realpzermo 162
 Télam 162
Télam 162
 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162

Desde el Departamento Central de la Policía Federal, el ministro Montenegro y su par de Nación, Sergio Berni, indicaron en diálogo con C5N que el número de medidores de luz que todavía presentaban fallas al filo de la noche del lunes era de alrededor de 8.000.


Los datos corresponden a la Ciudad, según precisó el funcionario porteño, en base los medidores que monitorean las empresas. Aclararon, no obstante, que la cifra varía todo el tiempo a raíz de los trabajos que realizan las cuadrillas.


Montengro se mostró comprensivo con "el malestar" que hay en este "diciembre complejo". Y dijo estar esperanzado en que las lluvias que estaban previstas para anoche y la madrugada de hoy por el Servicio Meteorológico ayuden a paliar la situación.


En la Capital Federal, finalmente, las precipitaciones se hicieron desear y nunca llegaron. De todas formas, el frente frío y los vientos del sector sur con ráfagas sí pasaron por la Ciudad, lo que posibilitó que las marcas térmicas bajaran en una hora 7 grados. El tan ansiado respiro llegó y se mantendrá hoy, donde la máxima no superará los 32 grados pese a que los vientos girarán al sector norte por la tarde, según el SMN.


Mañana el termómetro volverá a subir un par de grados. La máxima llegará a 34, de acuerdo a las previsiones del organismo del tiempo, pero el arribo nuevamente de vientos del sector sur hacia la tarde hará algo más llevadero el primer día de 2014, comparado con las jornadas registradas en las últimas dos semanas en el área metropolitana.


El jueves llega el fin definitivo de la ola de calor, que convirtió en un calvario la vida de porteños y bonaerenses durante 16 días consecutivos, en los que se debieron soportar no sólo temperaturas de calor extremo, sino además cortes de luz y caos en el tránsito a causa de las protestas de los vecinos.


Una jornada caótica

Ayer, la Ciudad sufrió una gran cantidad de cortes iniciados por vecinos que no lograron aún recuperar el servicio de luz ni de agua en medio de unas jornadas de calor agobiante, con temperaturas que superan los 37 ºC. Desde el mediodía, vecinos de Avellaneda cortaron el Puente Pueyrredón, que conecta la Provincia con la Ciudad. Lo mismo ocurrió en  la autopista Dellepiane, a la altura de Montiel, con habitantes de Villa Lugano.