"Las últimas propuestas no son aceptables" ya que "no son propuestas que puedan eliminar nuestras preocupaciones sobre la competencia", dijo el vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, en una entrevista desde Bruselas a la emisora pública, Radio Nacional de España.


"En este momento queda poco tiempo, pero todavía la pelota está en el lado de Google", afirmó Almunia.


En concreto, la UE está preocupada por "la forma en que son tratados los rivales de Google en la búsqueda vertical, es decir en materia de comparación de productos o de precios, de búsqueda de restaurantes, etc", explicó Almunia.


Tras las declaraciones del comisario europeo, un portavoz de Google en Europa aseguró que "estamos haciendo cambios significativos para resolver las preocupaciones de la Comisión y estamos incrementando la visibilidad de los servicios rivales."


En los tres años transcurrido desde se produjo la denuncia, Google propuso varias soluciones pero fueron rechazadas por la Unión Europea, que intenta buscar una solución negociada antes que imponer una multa.


Bruselas reprocha a Google que destaque en su buscador sus propios servicios de búsqueda especializada, como los restaurantes o la geolocalización, en detrimento de sus competidores.


En noviembre, el Centre of the Picture Industry (CEPIC), que agrupa a agencias fotográficas y bancos de imágenes, puso una nueva denuncia contra Google ante la Unión Europea. Este grupo acusa al servicio Google Images de poner a disposición de los internautas imágenes sin consentimiento de los titulares de los derechos.


A mediados de diciembre, la organización FairSearch, en la que están congregados parte de los demandantes, afirmó por su lado que los remedios propuestos por Google siguen de hecho distorsionando la competencia.


FairSearch mostró un estudio encargado a universitarios estadounidenses, en el que se demostraba que incluso cambiando la presentación de sus páginas de búsqueda --en particular al hacer aparecer en 'ventanas' a sus competidores-- Google sigue influenciando en su beneficio las elecciones de los consumidores.


Unas 30 asociaciones europeas de editores de prensa ya expresaron su descontento ante las soluciones propuestas, "que solamente reducen aún más la competencia", según ellas.


Queda por saber cuánto tiempo piensa darle la Comisión a Google para hallar una solución convincente. En octubre, Almunia dijo que esperaba cerrar el caso en la primavera boreal de 2014, es decir antes del final de su mandato de Comisario Europeo de la Competencia.


Si la investigación se alargara sin que hubiera una solución negociada, Google podría ser multado hasta con un 10% del volumen de negocios mundial del grupo. En 2012, este volumen superó los 50.000 millones de dólares.


Google controla cerca del 70% del mercado de los buscadores en Estados Unidos y más de 90% en el Espacio Económico Europeo (EEE).