Detuvieron a un hombre por la muerte de Keila Reinoso

Se trata de Manuel Hernández (41), quien aparentemente se dirigía hacia la casa de un hermano en La Rioja cuando fue capturado por efectivos policiales antes de llegar a destino.

Ahora, la justicia catamarqueña deberá iniciar los trámites para su extradición a Catamarca, la cual se concretaría en los primeros días de enero dado que la justicia riojana ya se encuentra en feria.

En tanto, la fiscal del caso, Silvia Álvarez, aguarda los informes de los peritos de Criminalística y Homicidios que trabajaron tanto en la escena del crimen, como en la camioneta y el domicilio de Hernández al día siguiente de hallado el cadáver.

Algunos de los estudios que espera son los hisopados realizados en la zona genital de la chica con el fin de hallar rastros del ADN del abusador para realizar luego un cotejo con el principal sospechoso.

Además, se hallaron manchas que se sospecha que son hemáticas y que serán remitidas para su análisis a laboratorios judiciales de la provincia de Jujuy.

Keila desapareció el sábado 14 de diciembre a la mañana luego de que su madre la enviara a hacer unas compras en el barrio Entre Ríos, donde vivía con sus padres y sus dos hermanitos, a unos 350 kilómetros al oeste de la capital catamarqueña.

Preocupada porque no regresaba, la mujer fue a buscarla al comercio al que la había enviado, pero allí le dijeron que la chica nunca había llegado.

Ante esa situación, pensó que su hija podría haberse fugado por una discusión que habían tenido la noche anterior, por lo que se dirigió a la comisaría local a denunciar la desaparición.

La Policía entrevistó a vecinos y realizó rastrillajes hasta que el martes pasado, alrededor de las 15.30, un grupo de trabajadores que realizaban el mantenimiento de la ruta nacional 60 advirtió algo extraño en una alcantarilla cerca del paraje Guanchín, que conduce al Paso Internacional de San Francisco, a 25 kilómetros de Fiambalá.

El cadáver de la adolescente estaba envuelto en una sábana, tirado boca abajo y con el pantalón a medio bajar, lo que hizo presumir que había sido víctima de un ataque sexual.

Peritos de la Policía Científica trabajaron en el lugar y luego forenses enviados desde la capital provincial determinaron que Keila fue violada y murió por estrangulamiento.

Hernández, alias Manolo, había sido detenido al día siguiente de la desaparición como principal sospechoso, pero a las pocas horas recuperó la libertad por falta de pruebas.

Al reunirse nuevos indicios en su contra, la fiscal Álvarez ordenó su captura, por lo que el hombre abandonó la ciudad.

Según los investigadores, el hombre mantenía una relación cercana de amistad con la menor, y a veces la llevaba en su vehículo a sus clases de educación física, un recorrido de unas 15 cuadras de distancia desde su hogar.

Detuvieron a un hombre acusado de violar a sus hijas

Un hombre de unos 50 años fue detenido en el departamento catamarqueño de  Santa María, acusado de abusar de sus tres hijas.

El hombre fue detenido luego de que su esposa denunciara que abusó de sus hijas cuando ella se ausentaba del domicilio.

A partir de la investigación llevada a cabo por el fiscal Marcelo González, el hombre fue imputado por tres hechos de "abuso sexual con acceso carnal continuado agravado por el vínculo".

Los abusos se habrían iniciado hace varios años, cuando las niñas tenían menos de 10 años y cuando su esposa no estaba en el domicilio.

Debido a que las niñas habían sido amenazadas por el hombre, pudieron contar a su madre lo que sucedía recién cuando hace un mes la mujer se separó del acusado.

El hombre deberá cumplir prisión preventiva en el Servicio Penitenciario de Miraflores.