162
162

La Corte Suprema de Justicia de Tucumán revocó en forma parcial el escandaloso fallo de la Sala II de la Cámara Penal provincial, que un año atrás absolvió a los 13 imputados en la causa por el secuestro de María de los Ángeles Verón.


Con la firma de sus tres integrantes, Antonio Estofán, Antonio Gandur y Claudia Sbdar, el máximo tribunal decidió mantener las absoluciones de María Jesús Rivero, la ex mujer de Rubén "La Chancha" Ale y su hermano Víctor Rivero.


A su vez, condenó a 10 de los acusados: José Fernando "Chenga Gómez, José Gonzalo "Chenguita" Gomez –quienes habrían llevado a Marita al prostíbulo de su madre, la ya fallecida Liliana Medina–; al policía Domingo Andrada –quien se sospecha que buscaba chicas para someter a la trata–, María Azucena Márquez –la vecina que contactó a la joven para entregarla– y a María Natalia Bustos, Carlos Luna y Cintia Gaitano, así como los tucumanos Daniela Milhein –sería quien la mantuvo secuestrada en Tucumán–, Juan Humberto Derobertis y Andrés González. Estos últimos, considerados "partícipes necesarios" en la "retención y ocultamiento agravado para el ejercicio de la prostitución" de Marita Verón.


Según informó el sitio web Infojus Noticias, el máximo tribunal también dispuso que la "graduación" de las penas, "la modalidad de ejecución y la existencia, o no, de responsabilidad civil será definida por el Tribunal de origen con otra integración", que "arbitre el procedimiento adecuado que posibilite emitir un pronunciamiento integratorio".


La sentencia de la Corte "nos fortalece, porque nos da la razón cuando hablamos de los jueces de la impunidad", aseveró Carlos Garmendia, abogado de Susana Trimarco, al referirse a Alberto Piedrabuena, Eduardo Romero Lascano y Emilio Herrera Molina, jueces que liberaron a los acusados el año pasado.


El abogado aseguró que "se mantiene la acusación concreta original contra los 13 acusados", esto es "privación ilegítima de la libertad y promoción de la prostitución en concurso ideal".


Garmendia contó que el fallo del máximo tribunal tucumano "tiene 120 páginas que estamos leyendo" y explicó que a partir de esta decisión judicial "se debe llamar a una nueva Sala para que aplique la pena que corresponda".