Se jugaban 44 minutos del segundo tiempo cuando el volante de Vélez Agustín Allione tomó un rebote dentro del área y disparó violentamente al arco. Sebastián Torrico se estiró y con sus manos estiradas envió la pelota al corner.

Esa atajada no será una más para el portero de San Lorenzo sino que es la que le dio el campeonato a su equipo. Con el 0 a 0 al "Ciclón" le alcanzaba para quedarse con el título del Torneo Inicial 2013.

Minutos antes, a los 21, el propio Allione ya había advertido el arco del elenco de Boedo. El volante estrelló en el palo un violento remate desde afuera del área, en un encuentro casi sin situaciones claras de gol.

Esas dos jugadas podría haber cambio el rumbo de la historia, un gol le habría dado a Vélez los tres con los que podría haber alcanzado el campeonato. Pero la suerte estuvo del lado de San Lorenzo, que con el empate se quedó con el Inicial 2013.