Un total de ocho personas mayores y cuatro menores de edad fueron halladas muertas dentro de un domicilio de la pequeña localidad de Caspalá, próxima a la Quebrada de Humahuaca, con signos de asfixia por "inhalación de monóxido de carbono".


Aún se investigan las causas del episodio y los doce fallecidos aparentemente serían todos integrantes de una sola familia, en tanto sus respectivas identidades se desconocen hasta el momento. Los cuerpos en principio tenían signos de inhalación de monóxido de carbono y la masiva intoxicación se habría generado por el funcionamiento de un grupo electrógeno para presuntamente calefaccionar la casa.