162
162
 162
162

Néstor Valetti, juez en lo Penal Especializado en Crimen Organizado del 1º turno de Montevideo, envió un exhorto a la Argentina para que se le comunique a Alejandro Vandenbroele, investigado como testaferro de Amado Boudou en el caso Ciccone, que fue citado a declarar en indagatoria el próximo 4 de febrero.

El abogado que encabezó el desembarco del misterioso fondo The Old Fund en la empresa Ciccone Calcográfica está bajo investigación judicial en Uruguay por lavado de dinero debido a que una sociedad de ese país se quedó con parte de la compañía que, sin ningún antecedente, compró la máquina de hacer billetes.

Tanto Boudou como Vandenbroele niegan conocerse. Pero Vandenbroele vivió en el departamento del vicepresidente. Según dijo, lo hizo porque estaba alquilado por un amigo suyo. Varios testimonios de testigos confirmaron que Boudou, a través de su amigo y socio José María Núñez Carmona, participó de la operación de Ciccone, en la que Vandenbroele actuó como empleado.

En octubre de 2010, días después de la muerte de Néstor Kirchner, la firma uruguaya Dusbel, presidida por Vandenbroele,  hizo un aporte de 2,4 millones de pesos en The Old Fund. De esa manera se hizo con una porción del paquete accionario de ese fondo y por ende de la Compañía  Sudamericana de Valores, el nombre con que fue rebautizada Ciccone Calcográfica. La operación fue una de las varias que se hicieron para ingresar fondos a The Old Fund, una empresa sin actividad comercial que levantó la quiebra de Ciccone.

El caso en Uruguay comenzó por una investigación de la Unidad de Información y Análisis Financiero del  Banco Central de ese país. Se presentaron los antecedentes del caso en la justicia uruguaya que, desde abril de 2012, investiga a Vandenbroele. El 13 de septiembre pasado el fiscal especializado en crimen Organizado Juan Bautista Gómez Duarte pidió la indagatoria de Vandenbroele por el delito lavado de activos y además ordenó congelar las cuentas de Dusbel.

Según estableció la Unidad de Información y Análisis Financiero del Banco Central uruguayo, "en la Base de datos centralizada administrada por esa unidad no surge que la citada sociedad (Dusbel) haya sido titular de cuentas  en las que se hayan realizado, por ejemplo, depósitos o retiros en efectivo por importes superiores a U$S 10.000, ni transferencias de fondos enviadas o recibidas por importes superiores a U$S 1000, ni compraventa, arbitraje o canje de moneda extranjera por importes superiores a U$S 10.000... ". Debido a la escasa actividad detectada por las autoridades monetarias uruguayas es sospechoso el movimiento de 2,4 millones de pesos que se hizo desde Dusbel hacia The Old Fund.

El pedido uruguayo llegó a la Cancillería que lo remitió a los Tribunales de Comodoro Py. La jueza María Servini de Cubría salió sorteada y será ella quien deba avisarle a Vandenbroele que se tiene que presentar con abogado defensor a las 9 en la calle Buenos Aires 580, donde tiene su despacho el juez Valetti.