Télam 162
Télam 162

Alejado del escenario principal de la política, el ex presidente Eduardo Duhalde expresó ayer su "preocupación" por la reiteración de saqueos que se viven en estos días en buena parte del país, que remiten a momentos caóticos que derivaron en su forzoso mandato al frente de la Casa Rosada.

El ex gobernador de Buenos Aires y vicepresidente de Carlos Menem participó de un acto organizado por las entidades del campo, junto a otras figuras de la oposición como Ricardo Alfonsín y Hermes Binner en el Hotel Intercontinental.

Duhalde rechazó recientemente una invitación por parte del gobierno nacional para participar de los festejos por los 30 años de democracia, y aclaró que no lo hizo porque no estaba de acuerdo con hacer una celebración en momentos en que en varias provincias estalló el conflicto policial, se reiteraron los saqueos y se habían contabilizado al menos 10 muertos ese día.

"La situación del país era para la bandera a media asta y para un día de luto", dijo el ex mandatario, que cree que los saqueos "no están orquestados" como afirma el Gobierno, sino que son resultado de la corrupción. "Los saqueos de arriba son generados por los saqueos de abajo", señaló Duhalde en diálogo con el diario El Cronista.

Según cree el hombre que anunció el fin de la convertibilidad en 2002, el gobierno no supo manejar la situación, y por eso "inventó lo del complot".

"La democracia es un camino, tiene retrocesos y avances; lo que se requiere es más democracia y dejarnos de embromar con este tema del complot. Ya nadie cree en eso", sostuvo.

Por último, en relación al nuevo ministro de Economía, Axel Kicilloff, indicó que si bien "tuvo buen promedio en la universidad" se necesita "gente con más experiencia", porque, aseguró, "el país es un barco sin timón".