twitter 162
twitter 162
 twitter 162
twitter 162

Tucumán se repone lentamente de 48 horas de extrema tensión. Anoche, luego de severos incidentes frente a la sede de la Gobernación, los representantes de los policías que estaban en conflicto sellaron un acuerdo con las autoridades. Sin embargo, el temor se extendió durante la madrugada en donde los robos se extendieron a domicilios particulares.

Guillermina Fernández Luaces, corresponsal en Tucumán, relató en radio La Red que la mayoría de los vecinos no durmieron y se concentraron en barricadas con palos y piedras para intentar frenar el avance de los saqueos.

"Los saqueos no cesaron. En muchos barrios se concretaron y no sólo en comercios, incluso llegaron a casas particulares. La Policía estuvo dando vueltas, pero ante semejante situación de peligro se hizo muy difícil", relató.

Al igual que en otras provincias, los delincuentes se organizaron en motocicletas y en forma organizada ingresaron en distintos barrios para llevarse todo lo que encontraban a su alrededor. Muchas veces equipados con armas de fuego, otras sólo con palos y otros elementos contundentes.

En las primeras horas de luz de este miércoles, la ciudad intenta reponerse de casi 48 horas de terror. El acuartelamiento policial comenzó el domingo por la noche y el pico de tensión se vivió durante la tarde del martes, mientras se prolongaba la negociación entre el gobernador y los policías.

     

"Estoy enojado con la Policía y el Gobierno"

Eduardo Bulos es el propietario de un bar en Tucumán. Anoche participó de una protesta frente a la Gobernación que derivó en serios incidentes. Su imagen con el rostro herido es una de las postales que quedarán grabadas de esta semana de luto que vivió la Argentina.

Esta mañana contó en diálogo con el periodista Luis Novaresio que fue un policía quien lo atacó con balas de goma mientras estaba protestando junto a amigos y otros comerciantes que habían sido alcanzados por los saqueos.

"Alguien dio la orden, porque salieron directamente a reprimir. Había un chico en el piso que le iban a pegar con bastones pero no pudieron porque explotó una bomba y se asustaron. Y después empezaron a los tiros y me pegaron a mí", recordó.

Bulos dijo que está enojado con la Policía, que realizó la protesta que derivaron en los saqueos, y con el gobierno porque ordenó reprimir a los comerciantes que se manifestaban pacíficamente en la plaza. "Es vergonzoso que pase esto con quienes tienen que cuidar a la gente y no a los políticos", concluyó.