DyN 162
DyN 162

Luego de 24 horas de tensión en el interior del país, la Conferencia Episcopal Argentina difundió un documento en el que solicitó "deponer actitudes que comprometen la seguridad y la paz social". Con la firma de monseñor José María Arancedo, la Iglesia instó con urgencia a "deponer actitudes que comprometen la seguridad y la paz social". "Esto nos atañe a todos", resaltó el escrito.

Y continuó: "No hay que negar los problemas sino asumirlos y encaminarlos a través de un diálogo sincero y constructivo, que es expresión de pertenencia y amistad social. El largo conflicto policial ha creado situaciones de orfandad ciudadana que no se compadecen con el espíritu y profesionalismo tradicional de la fuerza de seguridad. Necesitamos de su presencia y la valoramos".

El martes de la semana pasada, policías de Córdoba se acuartelaron en reclamo de mejoras salariales y se originaron saqueos y robos masivos en toda la provincia. Luego de una ardua negociación, los efectivos depusieron su actitud y volvieron a las calles.

La protesta de Córdoba originó un efecto dominó en otros distritos en donde las fuerzas se acuartelaron y se generaron serios disturbios que provocaron al menos 8 muertes y decenas de heridos. Este martes fueron las provincias de Chaco y Tucumán las que amanecieron con los mayores conflictos, aún no resueltos por sus autoridades.

Reuters
Reuters

El comunicado completo de la Iglesia:

Argentina  necesita  con  urgencia  en  estos  momentos  deponer  actitudes  que comprometen la seguridad y la paz social. Esto nos atañe a todos.

No hay que negar los problemas sino asumirlos y encaminarlos a través de un diálogo sincero y constructivo, que es expresión de pertenencia y amistad social. El largo conflicto policial ha creado situaciones de orfandad ciudadana que no se compadecen con el espíritu y profesionalismo tradicional de la fuerza de seguridad. Necesitamos de su presencia y la valoramos.

No podemos dejar de lamentar que, ante esta situación, se han ocasionado hechos de desborde social, incluidos delitos contra la vida y los bienes de muchos ciudadanos.

Pedimos al Señor, que en el marco de la república y de sus instituciones sepamos dar una respuesta que hoy la Patria espera de sus hijos.