Télam 162
Télam 162

En este sentido, remarcó la necesidad de que "todos trabajemos para garantizar la paz social" y comprometió "acciones preventivas y planificadas" de todos los estamentos del Estado para "evitar cualquier tipo de efecto contagio".

"Ocurrió en diciembre de 2011, en diciembre de 2012, me tocó experimentarlo como gobernador de Chaco, y ocurre hoy. Estamos llevando adelante acciones preventivas y planificadas para evitar cualquier tipo de efecto contagio y acción deliberada de parte de estos grupos", dijo Capitanich en rueda de prensa en la Casa de Gobierno.

En ese marco, el jefe de Gabinete agregó: "Es importante que todos trabajemos para garantizar la paz social" y aseveró que el Estado "en forma coordinada debe establecer mecanismos para que no ocurran" nuevos incidentes.

Al mismo tiempo, Capitanich aseguró que "ningún cordobés puede sentirse indefenso" y remarcó que si bien "se pueden establecer mecanismos de cooperación transitoria" de las fuerzas nacionales, el Estado Nacional "no puede sustituir el uso de un poder no delegado".

"Tenemos que ser muy respetuosos de la Constitución y las leyes", aseveró el jefe de ministros, quien, al referirse a la situación en Córdoba tras los saqueos producidos en el marco del conflicto que mantenía la Policía de la provincia, consignó que ayer se "estableció un canal formal" de diálogo con la provincia, "se resolvió este tema" y el Estado Nacional está "colaborando".

Para concluir, Capitanich confirmó el envío de 2000 gendarmes a la provincia de Córdoba, tras el pedido "formal" realizado por el gobernador José Manuel de la Sota. "Luego de un proceso de monitoreo con las jurisdicciones provinciales, hemos decidido trasladar miembros de Gendarmería, en un esquema progresivo para llegar a un número cercano a los 2 mil agentes", dijo.