Corrían 44 minutos de la segunda parte y el encuentro entre San Lorenzo y Estudiantes en el Nuevo Gasómetro entraba en su etapa más tensa. El conjunto local  se jugaba sus últimas chances en busca de un triunfo que lo acercara al título.

En ese momento de extrema concentración se produjo un hecho insólito. Un simpatizante del "Ciclón" superó a la seguridad, burló los controles y se adentró en el campo de juego. El intruso corrió dentro de la cancha y abrazó a algunos jugadores como Santiago Gentiletti y Julio Buffarini.

Tras algunos minutos de tensión e incertidumbre, la seguridad privada logró detener al hincha y retirarlo del campo de juego para reanudar las acciones.