La izquierda abandonó el Pacto por México hasta que se corrijan "sus anomalías"

El Partido de la Revolución Democrática (PRD), uno de los más importantes del país, anunció que estará al margen mientras no se modifiquen algunos aspectos de una reforma política y energética

 AFP 163
AFP 163

El Partido de la Revolución Democrática (PRD), el más importante de la izquierda mexicana, anunció que no seguirá en el Pacto por México, firmado entre el Ejecutivo y la oposición, a menos que "se corrijan" ciertos aspectos de una reforma política y otra energética.

"Nosotros estamos fuera del Pacto y seguiremos fuera del Pacto si no se corrigen estas claras anomalías", dijo Jesús Zambrano, presidente del PRD, en una conferencia de prensa celebrada en el Senado.

"De ninguna manera vamos a convalidar esto, ni lo contenido hasta hoy en la reforma política, ni lo que se pretende sacar en la reforma energética", añadió el líder, quien aseguró que los otros firmantes del Pacto -el oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el conservador Partido Acción Nacional (PAN)- "están violando" su contenido.

Actualmente, el Senado discute una reforma político-electoral, que según el PRD tiene "insuficiencias" en puntos clave como la creación de un Instituto Nacional Electoral (INE) y la modificación de la estructura política de Ciudad de México.

Además el Congreso analiza otra iniciativa en materia energética propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto, que abriría por primera vez la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) a la inversión extranjera, lo que Zambrano calificó de "atraco" contra toda la sociedad mexicana.

El presidente del PRD sostiene que tras bambalinas, el PRI y el PAN -que juntos tienen mayoría en el Senado- han acordado aprobar estas reformas sin contemplar las propuestas de su partido.

Por su parte, Peña Nieto dijo en un evento público que en las discusiones del Pacto debe privilegiarse "la voz que tiene mayoría" y que no fue diseñado para funcionar bajo acuerdos tomados "necesariamente por unanimidad".

El Pacto por México, impulsado por Peña Nieto,

fue firmado el 2 de diciembre de 2012

-el segundo día de su gobierno- por su partido y las principales fuerzas de oposición -PRD y PAN-, con la intención de aprobar por consenso reformas de gran calado.


En el marco de ese acuerdo, ya fueron aprobadas las reformas educativas, de telecomunicaciones, fiscal y financiera.


En abril, el PAN amenazó con retirarse del Pacto tras un escándalo sobre supuesta corrupción por parte del PRI en la distribución de fondos de programas sociales.