Martín Rosenzveig 162
Martín Rosenzveig 162
 Martín Rosenzveig 162
Martín Rosenzveig 162
 Martín Rosenzveig 162
Martín Rosenzveig 162
 Martín Rosenzveig 162
Martín Rosenzveig 162
 Martín Rosenzveig 162
Martín Rosenzveig 162

Ricardo López Murphy evaluó en diálogo con Pable Wende por  Infobae.TV las políticas de gobierno de funcionarios que ya no están y de los nuevos:

Necesidades de correcciones económicas inmediatas

En el orden económico, López Murphy resaltó en InfobaeTV que "el Gobierno va normalizando la relación con el CIADI; es, como en el caso de Repsol, una acción de sensatez, y es el principio para que el país pueda volver a recibir inversiones y salir de la encrucijada en forma creciente".

"Es el principio para que el país pueda volver a recibir inversiones", López Murphy

Sin embargo, el economista consideró que esos giros son necesarios, pero no suficientes. "Se necesitan acciones completarlas, como la normalización de la relación con el FMI, que requiere no sólo recuperar la credibilidad del Indec, sino también aceptar la revisión del artículo IV, exponiéndose a técnicos internacionales experimentados que transparenten los datos, para que la Argentina pueda recuperar un estatus similar a EEUU, Alemania y otros, con lo que habilitará negociar la deuda con el Club de París. Con todo eso, se podrá acudir a resolver el tema pendiente con los bonistas en default. "Con todo eso, la Argentina podrá volver a parecerse a Uruguay, Chile".

Frentes monetario y fiscal

Pero aun haciendo todo bien, López Murphy destacó que "hay temas que se deben abordar para que la situación no se torne inmanejable. Se acabó el relato del desendeudamiento al pagar al CIADI y a Repsol, y ahora queda comenzar a resolver la situación fiscal que se está deteriorando, porque crecen los subsidios, está el déficit energético y sigue la pérdida de reservas. Y si no se actúa frente al problema, el ajuste final será brutal".

"Hay temas que se deben abordar, para que no se tornen inmanejables"

El experto estimó que "el déficit fiscal ya está en 5% del PBI y haciendo los ajustes va a 7%; además hay una gran expansión monetaria y el Gobierno se está financiando de la forma más fácil, que es perder reservas".

Por eso, el ex ministro consideró que "es clave bajar los subsidios, en particular a la electricidad y el gas, con lo que se logran dos resultados necesarios: reducir el déficit fiscal y también el rojo energético. Eso será más barato que financiarlo con una inflación de 35 a 40 por ciento".