REUTERS 163
REUTERS 163
 REUTERS 163
REUTERS 163

El gobierno de Venezuela informó que administrará de manera temporal la compañía Daka, la mayor cadena de electrodomésticos en el país y la primera en ser inspeccionada por fuerzas militares tras la acusación del mandatario Nicolás Maduro de usura y especulación en el marco de una campaña de reducción de precios.

"El Ministerio de Comercio ordenó al Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a Bienes y Servicios dictar medida privativa de ocupación y operatividad temporal a la red de tiendas Daka en toda Venezuela", informó el Ministerio de Información y Comunicación.

Esta medida fue publicada en la Gaceta Oficial y regirá para las dos tiendas de Daka en Caracas y las tres que tiene en el interior del país.

El coronel Hermes Josué Carreño, director del Servicio Desconcentrado de Bienes de las Fuerzas Armadas, fue designado para "nombrar la junta de administración que llevará adelante la medida de ocupación y operatividad temporal".

El pasado 8 de noviembre, el presidente Nicolás Maduro ordenó la intervención de Daka, acusada de elevar hasta en 1000% los precios de los electrodomésticos y obligada a reducirlos. Otros comercios de electrodomésticos, textil, zapatos, repuestos de autos y otros rubros también fueron inspeccionados por las autoridades, que han aplicado reducciones de precios, en algunos casos, de hasta 70 por ciento.

Esta medida ha provocado que multitudes de venezolanos, en plena temporada prenavideña y tras cobrar sus bonos anuales, se agolpen masivamente en centros comerciales.

La oposición y empresarios han criticado estas inspecciones por considerar que tienen fines electorales a días de los comicios municipales que se realizan el 8 de diciembre, considerados un plebiscito de la gestión de Maduro.


 REUTERS 163
REUTERS 163

Por su parte, el presidente sostiene que estas acciones son parte de su estrategia para derrotar una supuesta guerra económica de empresarios ligados a la oposición de Venezuela, país golpeado por una severa crisis económica con una inflación anualizada de 54 por ciento.

En tanto, los comerciantes atribuyen las alzas de precios al férreo control cambiario, que restringe la venta de dólares al precio oficial de 6,30 bolívares mientras que en el mercado negro el billete verde supera en más de ocho veces esa tasa.