Télam 162
Télam 162
 Télam 162
Télam 162
 Télam 162
Télam 162

El ministro de Gobierno, Adrián Cuevas, consideró "lamentable" la actuación de "grupos anárquicos que buscaban el caos" durante la marcha a favor del aborto y contra la trata de personas, por lo que sostuvo que la organización "debe salir a poner la cara por el grupo minoritario que hizo los desmanes".


En tanto, desde la comisión organizadora del evento Luciana Mazuelo señaló que "siempre aparecen estos grupos que buscan romper los encuentros" y tras repudiar esos hechos dijo que en otras movilizaciones "hubo actos vandálicos más graves".


"La responsabilidad directa es de las personas que estuvieron a cargo de la organización, creo que los fondos recaudados deben ser destinados a reparar los daños ocasionados en la provincia"
, dijo hoy el ministro Cuevas.


El funcionario advirtió que evaluarán los daños sobre fachadas de edificios, bancos y viviendas particulares que fueron pintados el domingo por la noche con leyendas pro aborto y otras consignas durante un tramo de la marcha, de la que participaron unas 20 mil mujeres.


Además, sostuvo que tras haber "receptado las denuncias" de damnificados comenzó a actuar "el juez Pablo Flores y ahora se evaluarán los daños y se establecerá si se trata de algo penal o contravenciones".


En declaraciones a radio Sarmiento, el funcionario dijo que "es lamentable, eran grupos anárquicos que buscaban el caos y agredieron al personal policial" y pidió a la organización que salga "a poner la cara por el grupo minoritario que hizo los desmanes".


En ese sentido, opinó que las manifestantes que hacían pintadas "parecían pirañas, personas inadaptadas e incontrolables" y remarcó que "actuaban de manera contraria a los principios que estaban defendiendo".


Cuevas aclaró que no quería "meter a todos en la misma bolsa" porque, dijo, "hemos visto cómo la actividad comercial y hotelera estuvo colmada. El tema es este grupo minoritario que debería ser expulsado por la organización".


Por su parte, Mazuelo evaluó como "positiva" esta edición y consultada por las pintadas dijo que repudiaban "el vandalismo".


La marcha, añadió, "fue tranquila y pacífica, pero hubo grupos pequeños que se esparcieron por la ciudad e hicieron pintadas".


"No estamos de acuerdo con esa metodología porque estuvimos para debatir", explicó a diario de Cuyo, pero reconoció que sabían que "podía pasar" y por eso pidieron "ayuda al Gobierno" con la seguridad.


"Siempre aparecen estos grupos que lo que buscan es romper los encuentros y que la sociedad crea que la organización local es culpable. Pero coordinamos a 26 mil mujeres y cuidar a un grupo de estos era imposible", dijo la dirigente social.


Durante la marcha hubo enfrentamientos con integrantes de un grupo católico que rezaba en la vereda de la Catedral, mientras algunas manifestantes exhibieron sus torsos desnudos y a quienes rezaban los pintaron con aerosol, les arrancaron las remeras e insultaron.