AFP 163
AFP 163

Scalfari dijo, sin embargo, que el secretario del Pontífice le había "dado el ok" para la publicación de la conversación que había mantenido con el Papa.

En realidad, se sabe ahora, fue más la reconstrucción de una conversación que una verdadera entrevista. Admitido así por el propio director de La RepubblicaEugenio Scalfari, el intelectual agnóstico que había formulado al Papa varias preguntas que éste respondió por escrito en dos cartas que se publicaron en el diario.

Unos días después, luego de que Francisco lo recibiera en el Vaticano en privado, el periodista publicó esa charla en forma de entrevista, con frases entrecomilladas como si fuesen textuales. El contenido generó polémica.

Más tarde, el Vaticano decidió retirar el texto de su página. El padre Federico Lombardi, director de la Oficina de Prensa del Vaticano, explicó que se había "decidido que el texto no esté disponible para consulta en el sitio web de la Santa Sede", porque si bien "la información en la entrevista es confiable a nivel general", no lo es "al nivel de cada punto individual analizado".

El propio Scalfari, al participar de un encuentro internacional, había admitido que en su reporte había puesto en boca de Francisco algunas palabras y frases que éste no había pronunciado, sin precisar cuáles eran. Pero aseguró que, antes de publicar el texto, había recibido dos autorizaciones por parte del secretario del sumo pontífice, el maltés Alfred Xuareb.

El texto desató muchas polémicas en la Curia que, en la pseudoentrevista de Scalfari, Jorge Bergoglio calificaba como "lepra del papado". También generó problemas un pasaje sobre la conciencia moral de los ateos.

El citado vocero vaticano,  Lombardi, creyó que la charla entre Francisco y Scalfari había sido grabada por su nivel de detalles. Pero ahora, el director de La Repubblica confirmó que no había registro de la charla y que ni siquiera había tomado apuntes y que algunas de las frases publicadas eran producto de su memoria. Lo que no le impidió entrecomillarlas.

En su defensa, Scalfari evocó sus 49 años de profesión haciendo las cosas de esa manera, hasta en entrevistas con personalidades de primer nivel, como el ex presidente francés François Mitterrand.

Así relató Scalfari el encuentro con Francisco y cómo se llegó a publicar en modo entrevista: "Fui, tuvimos una larga conversación, no tomé ningún apunte. El encuentro duró una hora y veinte. Al final le dije: 'Su Santidad, ¿usted me permite publicar el hecho de que tuvimos esta reunión?' 'Ciertamente', me respondió. '¿Tengo su permiso para publicar el contenido de nuestro coloquio?' 'Pero sí, seguro, cuéntelo'. 'Como usted sabe, le enviaré la copia'. 'Me parece una pérdida de tiempo'; me dijo. Yo repliqué que no sería tiempo perdido, porque yo reconstruiría lo que nos dijimos, pero podía darse que a él no le gustase; en cuyo caso lo podía romper y sería como si no hubiese sido escrito. O, mejor, le podía hacer todas las correcciones que quisiera. 'Pondré el texto en sus manos'. Y él dijo: 'Está bien, si usted insiste, me lo manda, pero repito, perdemos el tiempo. Confío en usted".

Scalfari aseguró también que envió el texto al Vaticano acompañado de una carta que aclaraba que se trataba de una "reconstrucción". Según él, la advertencia decía: "Considere que algunas cosas que usted ha dicho no las he incluido, y otras que yo le hago decir entre comillas usted no las dijo, pero las incluí porque consideré que, haciéndole decir ciertas cosas, el lector podrá entender mejor quién es usted. Por ello, lea bien esta reconstrucción".

"Después de tres días, me llamó Alfred (Xuareb) comunicándome el ok para la publicación. Y yo le pregunté: '¿Leyó el Papa la carta?' 'Eso no me lo dijo', respondió. 'Por favor, pregunte al papa si ha leído el texto'. (Me volvió a llamar) después de las 2 y su frase fue: 'El Papa ha dado el ok'. Respondí preguntando nuevamente si el Papa había confirmado la lectura, pero don Alfred me dijo que el Papa había insistido: 'Ya te dije a la mañana que está ok, díselo de nuevo", afirmó Scalfari.

Agregó que no lamentaba que el Vaticano hubiese retirado el texto y destacó el hecho de que Francisco no haya desmentido el contenido, contra lo que afirman algunos diarios. Incluso, sobre uno de los párrafos más polémicos, en el cual Bergoglio había dicho que los ateos deben seguir su conciencia para hacer el bien, Scalfari precisó: "Eso lo dijo él". Como dando a entender que ésa no es una de las frases "reconstruidas".

En cambio, admitió que en lo que concierne a la "experiencia mística" que el Papa habría tenido antes de aceptar su elección, la cosa fue diferente: "Cuando me dio el ok para la publicación, don Alfred me dijo: 'Sobre un solo punto el Papa no recuerda habérselo dicho en estos términos'", relató Scalfari. "Puede que yo lo recuerde mal", admitió.