163
163

La OCDE recortó el martes sus proyecciones de crecimiento de la economía mundial debido, "en gran parte, a las perspectivas degradadas en varios países emergentes", empezando por Brasil y la India.

Según el informe anual de coyuntura de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el Producto Interior Bruto (PIB) mundial crecerá un 2,7% este año, un 3,6% en 2014 y un 3,9% en 2015. Sus anteriores previsiones de mayo fueron de 3,1% para 2013 y 4% en 2014.

"Las previsiones de la economía mundial se han rebajado de manera significativa, a causa de la degradación de perspectivas en varios países emergentes", apunta la entidad con sede en París.

Eso es particularmente notorio en el caso de Brasil y la India.

En Brasil, la OCDE prevé un crecimiento de 2,5% en 2013 (frente a 2,9% en sus previsiones de mayo) y de 2,2% en 2014 (frente al 3,5 por ciento).

El PIB brasileño había crecido en 2012 un 0,9%, lo que lleva a la OCDE a constatar que pese al empeoramiento de las previsiones, la economía brasileña "está saliendo de un período de lento crecimiento y se halla en vías de expansión".

Al respecto, el informe destacó que hay que llevar a cabo una serie de reformas estructurales para mejorar la productividad, y eso significa hacer frente a los altos costos laborales y el bajo nivel de cualificación de los trabajadores, los excesivos trámites burocráticos, el mercado del crédito y las barreras al comercio internacional.

      

En el caso de la India, la OCDE proyecta un crecimiento de 3,4% en 2013 y de 5,1% en 2014, con una fuerte degradación frente a las previsiones de mayo (de 5,3% y 6,4% respectivamente).

Asimismo, el organismo internacional también redujo las expectativas de crecimiento de la economía chilena, al 4,2 % para este año y al 4,5 % para el próximo, pero aún así serán las cifras más elevadas de los 34 países miembros, al igual que las de 2015, con un 4,9 por ciento.

De esta manera, Chile se mantiene, con diferencia, como el Estado de la OCDE con mayor crecimiento tanto este año (el que le sigue más de cerca es Israel, con un 3,7%) como en 2014 (por delante de México y Turquía, con un 3,8% cada uno) y en 2015 (México estará en segundo lugar con un 4,2%).

En esa línea, el informe consideró "apropiada" la política monetaria del banco central de Chile, y bien preparada tanto para el caso de que hubiera un repunte de las presiones inflacionistas, como si -por el contrario- se produjera una desaceleración, como había ocurrido recientemente.

Por último, otro país que sufrió un abrupto recorte en las previsiones de la OCDE es México. En su informe semestral de Perspectivas, la Organización limita al 1,2 % el incremento esperado del producto interior bruto (PIB) de México en 2013, frente al 3,4% que había augurado en mayo, sobre todo por el impacto del descalabro de la demanda procedente de los Estados Unidos.