REUTERS 163
REUTERS 163

El presidente Barack Obama, cediendo a las presiones, anunció el jueves cambios a su ley de seguro de salud para permitir a las aseguradoras que continúen ofreciendo a los consumidores planes médicos que de otro modo serían cancelados en conformidad con la norma.

Estas modificaciones durarán un año, dijo Obama en la Casa Blanca, aunque funcionarios de alto rango del Gobierno anunciaron que podrían ampliarse si persisten los problemas con el plan de salud del mandatario.

"Este arreglo no resuelve todos los problemas de cada persona en particular, pero ayudará a muchas de ellas", aseveró el presidente.

El gobernante reconoció que hubo "problemas en la puesta en marcha de la ley de salud" y se comprometió a "avanzar paso a paso hasta terminar la tarea".

El sector de las aseguradoras de salud dijo que ha llegado demasiado tarde la propuesta del presidente de evitar millones de cancelaciones de planes y consideró posible un incremento en las primas.

Obama ha afrontado enormes presiones de legisladores demócratas para que retrocediera en cuanto a las cancelaciones previstas en la reforma de salud, programa que posiblemente será tema central en las elecciones de medio período del año entrante, en las que podría definirse el control de la Cámara de Representantes y el Senado.

Se desconoce cuáles serán las consecuencias de los cambios anunciados el jueves para millones de personas cuyos planes de salud fueron cancelados.

Aunque funcionarios dijeron que las aseguradoras podrán ofrecer a esas personas la opción de que renueven sus planes anteriores, las compañías no están obligadas a sujetarse a la medida.

Las aseguradoras estarán obligadas a informar a los consumidores que deseen mantener sus planes cancelados de las protecciones no incluidas en estos.

También se comunicará a los clientes de las nuevas opciones disponibles al ofrecerles más cobertura y, en algunos casos, créditos fiscales para que cubran primas más altas.

De acuerdo con el plan de salud de Obama, no se permitiría a las aseguradoras vender coberturas que no cumplan los criterios de ley, al contrario de la iniciativa que los republicanos pretenden someter a votación el viernes en la Cámara de Representantes.

Apenas la semana pasada, la secretaria de Salud y Servicios Humanos, Kathleen Sebelius, manifestó a una comisión en el Senado sus dudas de que la autorización retroactiva a las aseguradoras para que vendan pólizas canceladas "pueda funcionar bien en virtud de que hay compañías en el mercado con una diversidad de planes nuevos". "Muchas han incorporado protecciones al consumidor en los últimos tres años y medio", afirmó.

Los republicanos dijeron no estar impresionados por los cambios.

En antelación al anuncio de Obama, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, insistió en que era hora de "eliminar esta ley de una vez para siempre".

"No tiene remiendo este plan de salud de Obama (Obamacare en inglés)", afirmó. "Simplemente no se puede arreglar", apuntó.

Obama, por su parte, puso en claro que continuará combatiendo los intentos actuales para hundir todo el programa al afirmar: "No aceptaré propuestas que son simplemente un intento descarado para socavar o revocar (toda la ley)".

"Vamos a resolver los problemas actuales, vamos a hacer las correcciones y la Ley de Atención Médica Asequible funcionará para el pueblo estadounidense", aseguró el mandatario.

Según la America's Health Insurance Plans, la principal asociación de aseguradoras que ofrecen seguros médicos, las firmas agremiadas ya fijaron las primas para el año entrante con base en la suposición de que muchas personas con coberturas individuales se cambiarán a los nuevos mercados creados en conformidad con la ley de salud.

Los planes vendidos conforme a la normativa ofrecen beneficios más amplios y mejores protecciones financieras que muchas pólizas individuales actuales.

Lo anterior debido a que personas más jóvenes y más saludables podrían permanecer fuera de los nuevos mercados.