163
163

Luego de que Brasil expresara su preocupación sobre la inminente aprobación de la legalización de marihuana en Uruguay, México criticó las iniciativas "unilaterales", como las del gobierno de José Mujica en la lucha contra el narcotráfico, y abogó por una política "consensuada" en América.

"Los cambios de estrategia unilaterales no ofrecerán una solución a un problema que rebasa fronteras. El enfoque no puede ser unilateral", dijo el canciller mexicano, José Antonio Meade, respecto al proyecto uruguayo de regular el cultivo y venta de marihuana.

Meade recordó que desde la Cumbre de las Américas de 2012 en Cartagena de Indias se reconoció en la OEA que la lucha contra el narcotráfico "exige un replanteamiento, exige un debate, un nuevo consenso".

En tanto, el martes pasado una delegación oficial brasileña, liderada por el diputado federal Osmar Terra, planteó en Montevideo la preocupación de la nación presidida por Dilma Rousseff con respecto a la aprobación de la norma que regulará el mercado del cannabis en Uruguay.

"No existe ningún país del mundo que redujo el consumo y que mejoró la situación de violencia y consumo legalizando drogas, todos los que legalizaron tuvieron que volver atrás", explicó Terra.

El proyecto de legalizar la compraventa y el cultivo de marihuana en Uruguay será votado a mediados de noviembre en el Senado, en donde cuenta con los votos para su aprobación debido a la mayoría del oficialismo, por lo que podría entrar en vigor antes de diciembre, informaron fuentes legislativas.

Se está debatiendo en la Comisión de Salud pero "ya está tomada la decisión de someterlo a votación en torno al 15 de noviembre, sin modificaciones y tal y como vino de la Cámara de Diputados, por lo que quedará listo para la ratificación presidencial en cuanto lo apruebe el Senado", indicó el senador oficialista Luis Gallo, que también integra la comisión.

La ley, impulsada por el presidente José Mujica, también establece la creación de un ente estatal regulador que se encargará de emitir licencias y controlar la producción y la distribución de la droga.