EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163

El Consejo Europeo reclamó, el viernes, que se adopten "medidas consecuentes" basadas en la "solidaridad y el reparto justo de responsabilidades" para evitar nuevas tragedias migratorias, pero descartó plantear soluciones concretas o una posible distribución de los inmigrantes entre todos los socios comunitarios.

Sin embargo, los jefes de Estado y de Gobierno no especifican cómo podría materializarse ese "reparto justo".

Tras los últimos naufragios frente a la isla italiana de Lampedusa, con más de 400 víctimas, el gobierno italiano reclamó una mejor distribución de los inmigrantes llegados a los países mediterráneos entre sus socios europeos. En la madrugada del día viernes, otros 700 inmigrantes ilegales fueron rescatados en las costas italianas.

Pero aunque en esta cumbre no se abordó esa cuestión, Italia consideró "suficientes" las decisiones adoptadas en Bruselas. El concepto de solidaridad dentro de la UE, introducido en la declaración final, es "importante", se conformó el primer ministro italiano, Enrico Letta.

También se mostró satisfecha España, otro de los países que se ven afectado por la inmigración, aunque ahora en menor medida que hace años.

"No se han tomado decisiones concretas. Pero la UE ya está haciendo cosas. Es un tema que ya existe desde hace muchos años", afirmó tras la cumbre el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy.

La canciller alemana, Angela Merkel, apuntó, por su parte, tras el cierre de la cumbre: "No hablamos de cambios sustanciales".

Alemania es uno de los países comunitarios que se oponen a una modificación del reglamento Dublín II, que establece que los países a los que llegan los inmigrantes deben hacerse cargo de ellos.

"Tiene que cambiarse. Tiene que haber un reparto justo de refugiados entre los países de la Unión Europea", reclamó sin embargo, en entrevista con DPA, la copresidente del grupo de Los Verdes en la Eurocámara, Rebecca Harms. Además, criticó que en los países del sur de Europa "no hay un acceso ordenado a los procedimientos de asilo".

Francia propuso, por su parte, frenar el flujo de inmigrantes en los países africanos que sirven de tránsito. "Tenemos que fortalecer las capacidades de algunos países vecinos en el otro lado del Mediterráneo y pienso, sobre todo, en Libia", afirmó el presidente francés, François Hollande.

Los 28 pidieron ,además, al grupo de trabajo creado recientemente que establezca "medidas prioritarias para un uso efectivo de las estrategias e instrumentos europeos" existentes en política migratoria. La Comisión Europea informará al Consejo Europeo sobre los avances del grupo de trabajo en diciembre.