Reuters 162
Reuters 162
 AFP 162
AFP 162
 AFP 162
AFP 162

Desde que el magnate y fundador de Amazon, Jeff Bezos, decidió comprar el diario The Washington Post, se reafirma la idea de que en realidad la prensa gráfica está más vivita y coleando de lo que muchos le auguraban. Sólo se trata de que encuentre su reposicionamiento en la nueva constelación de multimedios y multiplataformas tecnológicas. Y a la vez dependerá de la redefinición  precisa que emprenda  la era de oro online. Es decir, que encuentre su justa medida.

Bezos, une innovador puro en tiempos de redes y nubes cibernéticas,  con su última adquisición mediática permite repensar con espíritu de época y mirando al  futuro hacia dónde van los medios de comunicación; y cómo cambian y se modifican los hábitos y costumbres de los consumidores, lectores, internautas, receptores y audiencias en general.

Lo más claro es que Jeff Bezos no sólo habla de innovación sino que la practica. A esta altura del siglo XXI  no sólo es un "gold member"  del selecto club de los titanes de la innovación junto a Larry Page, Mark Zuckerberg, Kevin Systrom y Elon Musk , entre otros pocos, sino que también demostró que es un activo pensador de este tiempo contemporáneo que nos toca vivir y sobre todo del que vendrá.

Bezos es el creador y  fundador de Amazon, el mayor sitio de comercio electrónico del mundo con un valor de mercado de U$S 135 billones de dólares; y una de las cincuenta empresas  más valiosas del mundo. El propio Bezos cuenta con una fortuna personal para respaldar sus ideas de más de 25 billones de dólares y rankea entre los 20 ciudadanos más ricos del planeta.

Mística y profesionalismo

Varias corrientes de mística, profesionalismo y buen periodismo sostuvieron y fortalecieron al diario Washington Post desde su fundación en 1877 hasta hoy.

Propietarios y  fundadores: la aristocrática familia Graham. Y desde la década de los 70 con la férrea conducción de Katharine Graham, quien rompió con varios paradigmas de época para el periodismo.

 Diana Walker - www.lib.ncsu.edu 162
Diana Walker - www.lib.ncsu.edu 162

No sólo asumió la dirección de un diario siendo mujer,  -fundado por su propio padre- sino que sostuvo con responsabilidad las investigaciones periodísticas que cambiaron el periodismo para siempre: los papeles del Pentágono primero junto al The New York Times; y luego el Watergate, la primera investigación periodística que desembocó en la renuncia del presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon. Inaugurando un nuevo standard para el ejercicio del periodismo como reaseguro del derecho a saber de los ciudadanos en tiempos de  democracia.

Pero la compra de Bezos no se produjo en un momento de auge del periódico. Más bien todo lo contrario, y a  41 años de aquella mística fervorosa que generó el Watergate. Ocurrió cuando el diario estaba cercado por la bancarrota. El precio fue de U$S 250 millones de dólares.

La  circulación promedio del Post pasó de 706.000 ejemplares diarios en 2005 a 472 mil en 2012. Sus ingresos cayeron de 957 millones de dólares en 2005  a 582 millones en 2012.

A la pregunta entonces de por qué Bezos compró una publicación que no muestra salud económica y que está por fuera de sus negocios digitales: se abren un abanico de respuestas, todas posibles y la mayoría entrelazadas.

Carrera espacial

El experto en medios Ken Doctor, analista y autor de "Newsonomics: las 12 nuevas tendencias que moldearán las noticias y su impacto en la economía mundial" ("Newsonomics: twelve new trends that will shape the news you get"; su  título original) ensaya una respuesta arriesgada : "Bezos creó un patrón de excelencia en relación al consumidor en internet por lo tanto, hoy ese es su mayor talento y su mayor potencial de negociación.  Con la adquisición del Washington Post  sumado a la plataforma Amazon, Bezos puede crear algo así como un "Netflix de noticias", hasta ahora  la mayor plataforma mundial de películas y series en la web".

El estilo empresario de Bezos también abona esta idea de Doctor, quien agrega: "Bezos no busca retorno inmediato, con sus inversiones en nuevos negocios. Tiene la paciencia suficiente para dar tiempo, absorber y probar riesgos, hasta que sus ideas y estrategia triunfen".

Bezos también se dedica a proyectos excéntricos: que muy probablemente no le den lucro inmediato, como su empresa Blue Origin  que pretende volver más seguros los viajes al espacio. Y que compite de alguna manera con Space X,  del otro titán innovador, Elon Musk.

Para darle dimensión a Blue Origin, Bezos está construyendo actualmente en Texas al costo de U$S 42 millones de dólares un reloj gigantesco que pretende que funcione por los próximos 10.000 años.


Diarios de lujo

Jeff Bezos es el  mismo empresario que sacudió la industria de los medios digitales y creó un verdadero imperio con

Y hace pocas semanas predijo que los diarios de papel iban a convertirse en un producto de lujo.

Bezos declaró a la cadena de noticias NBC: "Dentro de algunos años, podrían ser décadas, los periódicos impresos en papel podrían ser un producto de lujo".

Pero en la búsqueda de complejizar la respuesta acerca de por qué Bezos se decidió a comprar el Washington Post en tiempos de "furor digital", el periodista  Ariel Torres trazó en un artículo publicado en La Nación  una interesante interpretación, más ligada a la búsqueda de la gloria y el reconocimiento personal.

 EFE 162
EFE 162

Bezos compra el Washington Post porque sabe o cree saber cuál es el rumbo que la prensa escrita debe tomar en el mundo digital interconectado. De ninguna manera es un salvamento. No es filantropía. Tiene un plan acerca de cómo adecuar los diarios a los nuevos tiempos, escribió Ariel Torres.

Aplicando el razonamiento de Torres, el Post podría convertirse en el modelo de los diarios del mañana;  a partir de reconstruirlo como una experiencia personalizada, multiplataforma: kindle, web, smartphones, tablets, e incluso Google Glass. Una experiencia que se formula automáticamente a partir del conocimiento que el medio tiene del lector.


Mirada de experto

En su libro "Newsonomics"  Ken Doctor establece con inteligencia cómo el tiempo contemporáneo golpea a la prensa escrita y plantea un nuevo escenario para el papel.

"Después de que la primera década del siglo XXI haya traído profundas transformaciones al negocio del periodismo, será la década que ahora comienza cuando todas las empresas periodísticas pasen a ser principalmente digitales, manteniendo algún resto de su pasado analógico como testimonio o producto de lujo".

Hay un futuro brillante para los medios de comunicación pero hasta que lo alcancemos nos queda un camino duro y lleno de sinsabores. Los medios y las audiencias tienen que prepararse para ese camino, adaptándose a la nueva realidad que ha traído internet y la sobreabundancia informativa.

Tanto a los lectores como a los periodistas, la red, la nube y los avances tecnológicos ofrecen nuevas herramientas para producir y distribuir contenidos, y para acceder a ellos en cualquier momento y lugar, con una gran accesibilidad a fuentes diversas. Pero la pregunta común, que aún no encontró una respuesta y que resuena en la mesas de los propietarios de medios en todo el mundo es: ¿Quién pagará por las noticias?


Omidyar, el que se inspira en Bezos

Pierre Omidyar además de multimillonario es creativo. Fundador del sitio de compras y subastas  ebay,  la compra por parte de Bezos del Washington Post también  impactó en sus decisiones.

 162
162

Omidyar quiere investir en el periodismo de investigación y quiere convocar periodistas de investigación con experiencia para construir una plataforma de contenidos online.

El fundador de eBay contó que pensó en comprar el diario The Washington Post y declaró: "La compra del Post me hizo pensar qué clase de impacto social se puede crear si, con una inversión similar, se puede hacer un medio enteramente nuevo. Algo en lo que yo estaré directamente involucrado, más allá de mis otros esfuerzos de filántropo", escribió en su blog.

"Tengo que encontrar una manera de convertir a lectores regulares en ciudadanos comprometidos. Creo que se puede hacer más en este espacio y yo estoy entusiasmado de explorar las posibilidades", agregó Omydiar quien invertirá en el proyecto periodístico  la misma suma por la que Bezos compró el Post, 250 millones de dólares .

Hasta ahora reclutó al periodista Gleen Greenwald  quien desde el diario inglés The Guardian reveló al mundo el caso de espionaje de la NSA de Edward Snowden.