El rojo de la balanza comercial energética volvió a crecer más de 120% en septiembre

Las exportaciones de combustibles y energía declinaron 30% en comparación con un año atrás, mientras que las importaciones de combustibles y lubricantes disminuyeron 8,7%. El saldo del mes fue negativo en u$s207 millones, informó el Indec

 AFP 162
AFP 162
 AFP 162
AFP 162

Si bien en valores absolutos el resultado deficitario del sector energético fue sensiblemente inferior al promedio de los ocho meses previos, en términos relativos mantuvo la tendencia severamente contractiva a un ritmo que más duplica al del año anterior.

Ese bajo impacto negativo del mes fue clave para determinar que el saldo de la balanza comercial agregada registrara el último mes un superávit de u$s849 millones, similar al registrado doce meses antes.

Fue la combinación de exportaciones que reportaron ingresos por u$s6.995 millones, con suba de 3% e importaciones que ascendieron a u$s6.146 millones, con avance atenuado de 4,1 por ciento.

Deterioro de los términos del intercambio

Una de las malas noticias que trajo el desempeño de las operaciones comerciales con el resto del mundo fue que mientras el promedio de los productos exportados acusó una baja de precios de 6%, los bienes comprados en el resto del mundo se encarecieron 3%, informó el Indec.

Es lo que los economistas comienzan a definir como un cambio en los vientos favorables para el país que caracterizaron a la mayor parte de los últimos diez años.

De todas formas, el impacto de esos movimientos de las cotizaciones internacionales de las materias primas y de los productos terminados sobre el saldo comercial fue ínfimo, gracias a que el conjunto de los exportadores lograron aumentar las cantidades vendidas en 33% en el caso de las manufacturas agropecuarias y 2% las de bienes industriales.

En tanto del lado de las adquisiciones, la suba de 8% del precio de los combustibles y lubricantes fue atenuada con la disminución de las compras en 13% en volumen.

En los nueve primeros meses de 2013 la balanza comercial fue superavitaria en u$s7.142 millones de dólares, disminuyó 30% con respecto a igual período del año anterior, equivalente a u$s3.064 millones. Semejante baja fue coincidente con el aumento del déficit comercial del conjunto energético.

El total exportado fue de $63.479 millones, apenas se elevó 3,9%, en tanto que las importaciones se expandieron a u$s56.338 millones, a un ritmo de 10,7% al año.

La contracción del excedente comercial, en un contexto de singular impulso de los gastos con tarjetas en el exterior y pagos eléctrónicos hechos desde el país, juntamente con el pago de deudas con reservas del Banco Central, explican la disminución de las tenencias de divisas de la autoridad monetaria en más de u$s9.100 millones desde comienzos del año.