Wilfredo Caballero se convirtió fue la figura del Málaga en el Santiago Bernabéu. Pese a la derrota por 2 a 0 ante el Real Madrid, el arquero argentino se lució tapando los ataques del conjunto de Ancelotti.

Caballero fue la pesadilla de Cristiano Ronaldo. Le tapó un tiro libre, remates desde afuera del área y jugadas mano a mano que podrían haber terminado en gol. Pero a los goles que sufrió, tuvo una tarde espectacular.

El argentino mantuvo el cero de su equipo hasta donde pudo. Di María fue el encargado de abrir el marcador con un centro que se coló por la defensa y confundió a Caballero. La pelota se metió en el palo más lejano del arquero.