IDEA 162
IDEA 162
 IDEA 162
IDEA 162
 IDEA 162
IDEA 162
 IDEA 162
IDEA 162
 IDEA 162
IDEA 162
 Télam 162
Télam 162
 Télam 162
Télam 162

Envidada especial a Mar del Plata. Los candidatos a diputados por la provincia de Buenos Aires ya lo sabían por anticipado. El encuentro entre Sergio Massa, Margarita Stolbizer y Francisco De Narváez en el marco del 49° Coloquio de IDEA no estaba destinado a ser un debate. Cada referente llegó por separado, se retiró por su parte y casi ni cruzaron palabras en público a menos de 10 días de medirse en las urnas de las elecciones legislativas.

Pero las indirectas políticas, las críticas conjuntas al oficialismo y la coincidencia en algunos temas marcaron el cierre político del encuentro empresario anual, el plato más fuerte de la jornada antes de caer la noche sobre la ciudad de Mar del Plata.

Pero en algo sí coincidieron los tres candidatos y es que pertenecen a la oposición. Es que el representante del Frente para la Victoria, Martín Insaurralde, no confirmó su presencia y fue el gran ausente. Los más de 950 inscriptos esperaban verlo llegar a último momento, pues hubiera confirmado la vuelta del kirchnerismo al Coloquio tras el discurso de apertura del gobernador Daniel Scioli.

Sólo Stolbizer y De Narváez se escucharon entre sí. La candidata ya había participado en otras jornadas del Coloquio, y fue la primera en exponer ante una sala repleta de empresarios. "Estamos en un final de etapa, no en un fin de ciclo", dijo sobre el oficialismo. La aspirante del Frente Progresista se puso el traje económico y empezó a enumerar las fallas del Gobierno en esa materia. Se refirió a la imprevisibilidad de las cifras de inflación y dijo que no hay un equipo económico. "Hasta el Ministro (de Economía se quiere ir", aseguró, en referencia a Hernán Lorenzino.

Sin nombrarlo, Stolbizer tiró una dura crítica hacia Massa por haber estado en las filas del oficialismo como jefe de gabinete de Cristina Kirchner entre 2008 y 2009. "Una fiesta con emergencia sólo se vio en el Titanic, donde están los que se quieren tirar. Esos son los mismos que después de mucho tiempo de estar detrás de un cartelito con el nombre de un frente, de un día para el otro cambian de cartelito con el nombre de otro frente. Pero detrás del cartelito siguen estando los mismos".

Esa frase fue seguida de aplausos. Luego se volvió a poner el traje económico. "Desde el Gobierno nos cuentan que estamos en una fiesta, pero se aprueba la emergencia económica (...). Lo que ganamos por exportación de granos lo perdemos por importación de energía". También recordó la tragedia de Once como un "ejemplo de corrupción" del Gobierno nacional.

Por último, pareció dejarle una lección a los empresarios: "No hay que aceptar malos gobiernos sólo porque saben mantenerse en el poder".

De Narváez se subió al escenario tras la exposición de Stolbizer, y enseguida se refirió a la falta de un contexto en que los candidatos pudieran debatir. "Lamentamos que no haya un debate entre los candidatos, esto es lo que más se aproxima", lamentó. Más tarde confirmaría a Infobae: "Entiendo que Sergio y Martín ponían como condición no debatir. Es bueno que nos escuchemos todos". Stolbizer aclaró: "Yo escuché a todos".

El candidato de Unión con Fe enumeró sus principales propuestas y las mostró a través de una serie de filminas expuestas en grandes pantallas. Aseguró que se necesitan 13.000 kilómetros de ruta y que se debe actuar frente al hecho de que cada ciudadano del conurbano produce un kilo de basura por día. "Hay que reinsertarse en la región y en el mundo. Me disgusta ver que a la Argentina se la asocie con Venezuela".

La frase "Margarita y yo" salió más de una vez de la boca del candidato, ya que mostró coincidencias con su rival en las urnas. El punto en común más importante fue la necesidad de luchar contra el narcotráfico. "El crimen organizado está en la Argentina con un Estado que se encuentra desorganizado", sentenció.

Propuesta por propuesta

Tras la exposición de De Narváez el salón quedó en silencio, ya que Massa aún no había llegado al recinto y no llegó a escuchar a los otros candidatos. "Vengo de hacer campaña en otros distritos y llegué recién, pueden mirar el GPS del auto", se excusó ante la pregunta de los periodistas.

El actual intendente de Tigre primero repudió el ataque de narcos que sufrió el gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti. Justamente la lucha contra el narcotráfico fue el punto en el que coincidieron los tres candidatos. Para Massa, esa lucha debe ser "una política de Estado".

"El futuro de la Argentina está obligado a superar años y años de discusión del modelo. El país entró en divisiones por el kirchnerismo y antikirchnerismo. La Argentina es la industria o el campo, el interior o el puerto. Hay que integrar". Massa llegó al Coloquio acompañado por la mayoría de su equipo económico: Ignacio De Mendiguren, Martín Redrado, Miguel Peirano y Ricardo Delgado.

Al igual que Stolbizer, el discurso de Massa también puso el acento en la economía. El cepo cambiario y los problemas estadísticos fueron, para el candidato, dos factores que "agudizan el círculo de desconfianza en lo económico. La Argentina necesita inversión y políticas de largo plazo".

El tigrense hizo un guiño a los empresarios cuando comenzó a hablar de impuestos, una preocupación que pisó fuerte en el Coloquio. "Hay que bajar el nivel de presión tributaria para mejorar la competitividad". Finalmente, se mostró identificado con el presidente mexicano Enrique Peña Nieto, porque "logró ponerse de acuerdo y marcar más de 90 temas" importantes con representantes de partidos políticos más allá del PRI.

Este Coloquio de IDEA dejó una impresión positiva en los asistentes. Los empresarios estaban más dispuestos a hablar con la prensa que en años anteriores, los sindicalistas se sentaban a la misma mesa que dueños de compañías, los políticos escuchaban los paneles y recibían las críticas de los expositores. Por eso muchos empresarios decían que faltó la foto de los cuatro, tan esperada en los días previos. Por eso la ausencia de debate, una llegada tarde y el faltazo dieron la nota en el cierre del encuentro empresario que fue una antesala a las elecciones del 27 de octubre