Justo después de la derrota más dolorosa del semestre (la Final de la Copa Argentina ante Arsenal en la provincia de Catamarca), San Lorenzo resurgió y se ilusiona con la pelea en el Torneo Inicial hasta las últimas consecuencias. En el Nuevo Gasómetro, por la duodécima jornada del certamen doméstico, fue goleada 3 a 0 sobre All Boys, mediante un "doblete" de Ángel Correa y otro grito de Héctor Villalba.


La victoria del conjunto de Juan Antonio Pizzi no podrá ponerse en discusión bajo ningún punto de vista, por sobre todas las cosas porque se topó con un contrincante flojísimo, sin ideas ni actitud, que verá complicada su permanencia en la Primera División si no demuestra un "vuelco" absoluto en su desempeño. En la noche del Bajo Flores, de la mano de la jerarquía de sus jóvenes jugadores, acompañados por la presencia de Juan Mercier en la mitad de la cancha, el cuadro "azulgrana" sumó tres unidades y levantó cabeza rápidamente, tal como esperaban sus simpatizantes.


En la primera parte del juego, más allá de tener la pelota la mayor cantidad de minutos, el elenco de Boedo sufrió a horrores la búsqueda del arco rival, teniendo en cuenta que escaseaba la profundidad de sus futbolistas desequilibrantes y la visita plantaba dos líneas de cuatro, una fortaleza difícil de quebrar.


Sin embargo, a los 43' del primer tiempo, llegó la tranquilidad: Leandro Romagnoli tomó la "lanza", fue el protagonista de un lindo movimiento personal, contó con algo de fortuna en un rebote y le dejó la bola en los pies a Correa, quien sentenció con un remate de rastrón que Nicolás Cambiasso no pudo tapar.


Desde ese instante, el trámite cambió: el local se veía muchísimo más aliviado, sabiendo que su gran defecto en la imposibilidad de vencer en su estadio. Al mismo tiempo, se benefició por la apertura de la defensa del cuadro de Floresta, desesperado en su misión de igualar las acciones. Pudo haber sido una realidad su intención desde los pies de Javier Cámpora, pero el punta falló increíblemente debajo de la red y "tumbó" las ilusiones de sus compañeros.


Nuevamente Correa, a los 39' y después de una jugada en velocidad digna de un crack, fusiló al arquero para ampliar las diferencias. Pero el ingresado Néstor Ortigoza, diez minutos más tarde, asistió con maestría a "Tito", quien no perdonó y estableció las cifras definitivas en el tanteador. A esa altura, los de Julio Falcioni hacían agua por todos lados, dando motivos para el enojo a su DT (¿Seguirá en el cargo?).


Una victoria, como siempre, es necesaria para un plantel que llegaba con un golpe durísimo a cuestas. Sin el título en sus manos, bajoneado y con serias dudas, dejó en claro que dará lo máximo de sus posibilidades para meterse en la "batalla" con Newell's, que ahora le lleva tres puntos (y debe jugar el clásico ante Rosario Central). Boedo sueña, mientras la dirigencia buscará un "9" para reforzar a un equipo que tratará de meter el "zarpazo" en las instancias finales.


FORMACIONES:


San Lorenzo:

Sebastián Torrico; Julio Buffarini, Pablo Alvarado, Mauro Cetto, Walter Kannemann; Enzo Kalinski, Juan Mercier; Leandro Romagnoli,

, Ignacio Piatti; y Héctor Villalba.

DT:

Juan Antonio Pizzi.



All Boys: 

Nicolás Cambiasso; Hernán Grana, Jonathan Ferrari, Maximiliano Pellegrino, Carlos Soto; Agustín Torassa, Gonzalo Espinoza, Exequiel Benavídez, Nicolás Colazo; Javier Cámpora y Mauro Matos.

DT:

Julio César Falcioni.



Estadio:

Pedro Bidegain ("Nuevo Gasómetro")



Árbitro:


Televisa:

Canal 9