Reuters 163
Reuters 163

La cifra de cooperativas que cultivaban tierras estatales que han sido disueltas por falta de rentabilidad en Cuba se eleva a más de 400 si se tienen en cuenta los últimos cinco años, a pesar de la creciente liberalización del mercado agrícola, informó este viernes un funcionario.

Ricardo Monzón, un responsable del Ministerio de Agricultura, dijo que "295 Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC) fueron cerradas desde agosto de 2012 hasta la fecha", lo que lleva a 434 el número desde 2008.

Las cooperativas cerradas "no generaban las utilidades necesarias para su autofinanciamiento", explicó Monzón a la televisión cubana.

Destacó que la disolución de las UBPC no rentables forma parte de un plan aprobado por el gobierno de Raúl Castro en 2012 para lograr una gestión más eficiente de estos entes que, según medios cubanos, acumulaban deudas por 50 millones de dólares a comienzos de 2011.

Monzón dijo que las deudas de las cooperativas con el sistema bancario nacional, que es todo estatal, "están renegociadas", mientras que las adquiridas con otras empresas "se encuentran en un proceso de financiación de hasta 25 años".

Las UBPC, que actualmente son 1.172, fueron creadas en 1993 a partir de empresas agrícolas estatales, cuyos trabajadores recibieron las tierras en usufructo.

Tras sustituir a su hermano enfermo Fidel en 2006, Raúl puso en marcha reformas económicas que incluyen medidas para estimular la producción de alimentos, lo que él considera "estratégico" para la isla, que importa el 80% de lo que comen sus 11,1 millones de habitantes.

Las reforman permitieron que los campesinos y las cooperativas puedan vender directamente su producción a hoteles, restaurantes y mercados agrarios, lo que ha ampliado paulatinamente la oferta. Sin embargo, su impacto ha sido limitado, por lo que el país deberá desembolsar este año unos 1.900 millones de dólares para importar alimentos, lo que representa una pesada carga para sus finanzas.

Las tierras de las cooperativas disueltas vuelven al Estado, que las puede volver a reasignar en usufructo a campesinos privados u otras cooperativas.

Las UBPC cuentan con 1,7 millones de hectáreas, el 28% de la superficie cultivable de la isla, y coexisten con las Cooperativas de Producción Agropecuaria, conformadas por pequeños propietarios privados.