163
163

"El crecimiento urbano se está generando de manera predominante y creciente por el crecimiento natural de las ciudades, diferenciándose de las tendencias pasadas donde el factor dominante ha sido la migración del campo a la ciudad", señaló la directora regional del Fondo de Población de la ONU, Marcela Suazo.

La funcionaria consideró esto como un factor fundamental para la planificación futura, y agregó que otro elemento crucial es el de la fecundidad, cuyos picos más altos se dan entre la población más pobre y tienen que ser considerados a la hora de dictar políticas públicas para prevenir un agravamiento de sus carencias.

"Las diferencias en los niveles de fecundidad por grupos sociales determinan que los mayores aportes relativos al crecimiento urbano se generen en los segmentos de la población urbana pobre, agregados a los aportes de los migrantes rurales, también predominantemente pobres" y que son los que ocupan los tugurios, explicó la funcionaria de Naciones Unidas.

Por su parte, la directora regional adjunta del Programa para el Medio Ambiente de la ONU (PNUMA), Mara Murillo, dijo que para hablar de desarrollo sostenible los gobiernos deben tomar en cuenta sus tres pilares: economía, sociedad y medio ambiente.

"El grave problema que enfrentamos es que no hemos logrado la integración de estos tres elementos", precisó Murillo al tiempo que indicó que es por ello que el PNUMA sigue promoviendo la iniciativa lanzada en 2007, conocida como "economía verde".

Por ello, los expertos consideraron que la tendencia demográfica va a impactar la sostenibilidad y el bienestar en los espacios urbanos.

"El riesgo de desastres adquiere un perfil cada vez más urbano, y sigue un patrón espacial asociado al crecimiento no planificado de las ciudades", con mayor exposición a las inundaciones y otras amenazas hidrometeorológicas, señalaron los especialistas en el tema.

Además manifestaron que las condiciones generales en que se dan el aumento de la población urbana y el incremento del riesgo son, entre otras cosas, "reflejo de estructuras de gobernanza urbana débiles".

"Esto se manifiesta en los asentamientos informales, las viviendas precarias, la falta de servicios básicos y las condiciones generales de pobreza, las que denotan una falta de planificación y gestión del crecimiento urbano", enumeraron.

Dentro de este cuadro, "el rol de los gobiernos locales y el empoderamiento de los sectores pobres urbanos cobra cada vez mayor relevancia", añadieron los especialistas.

Los expertos recomendaron estrategias que ayuden a frenar el crecimiento urbano "y ganar tiempo para adecuar el espacio y las instituciones para una respuesta más eficaz y por otro, que oriente de manera más positiva el crecimiento inexorable desde una perspectiva de garantizar y profundizar el ejercicio de derechos de la ciudadanía".

En el encuentro sobre "Ciudades Sostenibles" participaron representantes de diversos sectores de Iberoamérica, quienes analizaron la temática desde las perspectivas de crecimiento y sostenibilidad, seguridad, resiliencia y financiación.

Según el Sistema de las Naciones Unidas, Latinoamérica es la región de mayor proporción de población urbana (cerca del 85%) de todas las regiones en desarrollo, y la segunda más urbanizada del mundo. Algo por lo cual los desafíos del desarrollo sostenible, las políticas públicas inclusivas y la resiliencia son aún mayores.

La población latinoamericana ha pasado de

167 millones en 1950

(41,4% urbana) a 596,6 millones en 2011 (79,1% urbana) y

en 2050 será de 751 millones (86,6% urbana

), según cifras expuestas en el encuentro y plasmadas en el informe final.