Reuters 163
Reuters 163

"El liderazgo, debo admitir, lo aportaron las mujeres en el Senado. Estamos muy agradecidos de que nos hayan permitido seguir su ejemplo para aprender cómo se hacen las cosas", afirmó el senador republicano John McCain, luego de que la cámara alta aprobara el proyecto de ley de presupuesto y subiera el límite de la deuda.

Todo comenzó el pasado fin de semana, tras el fracaso de un nuevo intento de acuerdo entre los líderes republicanos en la Cámara de Representantes y el presidente Barack Obama. La senadora Susan Collins pasó el sábado y el domingo en el Capitolio recibiendo colegas de distintos partidos a fin de hallar una salida.

Desde hacía dos semanas, la legisladora republicana venía preparando un proyecto de tres puntos que consideraba tolerables para ambos partidos. Lo compartió en distintos encuentros y, poco a poco, fue obteniendo el apoyo de otras senadoras.

Las primeras fueron las conservadoras Lisa Murkowski y Kelly Ayotte, que suscribieron el proyecto con entusiasmo. Contra las amenazas de los sectores más radicales de su partido y contra los prejuicios imperantes en una cámara dominada por los hombres (son el 80%), las tres mujeres constituyeron el corazón del acuerdo bipartidista que empezó a tomar forma el pasado lunes.

El proyecto empezó a introducirse entre los demócratas gracias a las senadoras Barbara A. Mikulski y Patty Murray, que a pesar de sus reparos iniciales, comprendieron que era la única salida.

"No creo que sea coincidencia que las mujeres se involucraran tanto en intentar resolver este callejón sin salida. A pesar de que abarcamos un determinado espectro ideológico, estamos acostumbradas a trabajar juntas de una forma colaborativa", explicó Collins.

Las legisladoras suelen encontrarse regularmente en pequeños grupos para discutir ciertos proyectos de ley. Y esa práctica se mantuvo aún en este congreso tan polarizado.

Por eso fue fundamental que fueran mujeres la mitad de los miembros de la comisión bipartidaria de 13 senadores que terminó destrabando la negociación en el Senado.

Una vez que se pusieron

de acuerdo entre ellas

, no les costó demasiado

convencer a los hombres

.