Según explica Al Arabiya, el video pertenece a la batalla de Al Qusair, primera en la que el movimiento extremista libanés participó oficialmente en la guerra civil siria. Ésta se saldó con la recuperación de la región por parte del Ejército de Bashar Al Assad.

El papel de Hezbollah, violento grupo chiíta que está en conflicto con los islamistas suníes del Líbano, ha vuelto a recrudecer las tensiones entre ambos bandos. El segundo de ellos, además, apoya el levantamiento contra Al Assad.

El periodista libanés Lokman Sleem, citado por Al Arabiya, ha señalado que las imágenes "confirman que la intervención del grupo en Siria no es en el nombre de Alá, sino en el nombre de Irán y sus intereses".

Otros analistas políticos sostienen que Hezbollah pretende "proteger al Líbano de las repercusiones de la guerra" y dice estar "junto a la gente de Siria" y contra los "grupos extremistas".

Sin embargo, también reconocen que los vínculos de Hezbollah con Irán son muy importantes, y los inquieta la idea de que puedan caer bajo control de los grupos anti Al Assad.

Muchos analistas pro Hezbollah buscan generar dudas respecto de la autenticidad del video, aunque se sabe que milicias de la organización islamista libanesa han estado intentando vender las botas de rebeldes sirios muertos en combate.