163
163
 163
163

Desde este miércoles hasta el viernes, la cadena de cafeterías ofrece un café a cualquier cliente en Estados Unidos que le compre una bebida a otra persona.

La oferta es una manera de ayudar a los ciudadanos "a apoyarse unos a los otros mientras esperamos que nuestros funcionarios electos hagan lo mismo por nuestro país", dijo Schultz en un memorando a su personal.

El CEO de Starbucks escribió que desea hacer algo sobre la incertidumbre de los estadounidenses ante el cierre del gobierno federal, el posible default y la baja en la confianza del consumidor.

"En tiempos como estos, un pequeño gesto de generosidad y civismo puede marcar una gran diferencia", expresa un anuncio que se publica este miércoles en los diarios The New York Times, Washington Post y USA Today.

Ésta no es la primera vez que Schultz entra en el debate político nacional. En 2011 le pidió a otros altos ejecutivos que se le unieran en una campaña para detener las contribuciones de campaña hasta que los políticos abandonaran su "politiquería" partidista. Y los presidentes ejecutivos de más de 100 firmas, desde AOL hasta Zipcar, participaron en la campaña.

Sin embargo, Marshal Cohen, analista jefe de ventas minoristas de The NPD Group, dijo que esta campaña probablemente no tenga mucho efecto porque no tiene la clase de castigo que hace que los legisladores lo piensen dos veces, como por ejemplo una campaña por un juicio político.

"Pero es una

excelente medida de mercadotecnia,

especialmente porque muchas personas, sobre todo los jóvenes, prestan más atención a marcas con una fuerte conciencia social", agregó Cohen, quien concluyó preguntándose:

"¿Funcionará a nivel político? No. ¿Funcionará en materia comercial? Claro que sí".