162
162

La menor liquidez producto de préstamos creciendo por encima de los depósitos y la competencia con el dólar libre explican gran parte del alza de los rendimientos, que se acercan al 20 por ciento.

Los bancos comenzaron a hacer promociones y a pagar tasas de interés más altas a aquellos ahorristas que estén dispuestos a colocar su dinero en el sistema a plazos.

Según destaca hoy el diario El Cronista, las tasas de interés de los plazos fijos minoristas a 30 días ya llegan a 17,5 por ciento en promedio y en algunos casos hasta 18,5 por ciento.

Estos guarismos llevaron a que sea el nivel de tasa más alta registrada en el sistema financiero local desde que se instaló el cepo cambiario, en el tercer trimestre de 2011.

Según el periódico especializado, a diferencia de 2012, este año los préstamos en pesos vienen creciendo a un mayor ritmo que los depósitos, lo que hace que las entidades aumenten mes a mes los retornos de los plazos fijos.

Hay que sumarle a esto el aumento promedio de 40% en lo que va del año que lleva el dólar libre, lo que también compite con estas herramientas a la hora de captar ahorros.

Según el relevamiento, dependiendo de cada banco, el más barato se ubica en el 16,5 por ciento y el más caro en 18,5 por ciento.

Un informe de la Universidad de Palermo revela que la tasa de interés de un plazo fijo tradicional a 30 días aumentó 4,1% en septiembre respecto a agosto.

Hay que subrayar que el 72% de los depósitos del sector privado del sistema se ubica no más allá de los tres meses.

A pesar de todo esto, los analistas coinciden en que los plazos fijos continúan con tasas reales negativas porque la inflación es mayor. Y si se tiene en cuenta que para 2014 se calcula en torno al 27%, más una devaluación de 30%, un retorno de 17% o hasta 18%, incluso de 20%, sería insuficiente.

Por eso, no se espera que la tendencia ascendente de tasas se frene en los próximos meses; por el contrario, se prevén más ajustes al alza.