162
162

Una red mafiosa dedicada a la trata de personas para explotarlas sexualmente fue desarticulada, tras la denuncia que efectuó una joven a pesar de que la habían amenazado con matar a sus hijos.

Este es el desenlace de la dramática historia de una joven de 21 años, madre de dos chicos, quien estuvo a punto de caer en manos de una organización de trata que maneja prostíbulos en el sur, engañada con la promesa de un trabajo en una fábrica de electrodomésticos. Alertada por una amiga se negó a bajar del avión y pese a las amenazas denunció el hecho, que derivó en una investigación con allanamientos y la banda desarticulada.

Lo cierto es que la joven madre estuvo a minutos de resultar capturada por la organización, que tiene células distribuidas en Buenos Aires, Tierra del Fuego y Mendoza. En el caso intervienen desde el comienzo, en mayo pasado, efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), que además de seguir la pesquisa brinda asistencia, contención y seguridad a la joven madre desde que pidió ayuda.

Todo comenzó cuando la joven recibió una propuesta laboral a través de una amiga, quien la puso en contacto con una mujer que se sospecha es reclutadora de la red. La víctima necesitaba trabajo con urgencia y le ofrecieron directamente trabajar en una conocida fábrica de electrodomésticos afincada en el sur del país. La oferta incluía pasajes de avión, un buen salario y lugar para vivir.

La negociación se llevó a cabo entre la joven y la mujer. Finalmente, tras arreglar las condiciones, la chica se presentó en mayo en el

Aeroparque Jorge Newbery

para viajar hasta el aeropuerto de Río Grande, en la provincia de Tierra del Fuego.

En el preembarque, recibió el llamado de la amiga, quien le dijo que la iban a obligar a trabajar en un prostíbulo. En crisis, la joven madre llamó a la "reclutadora" para pedir explicaciones, y ésta no negó la acusación, sino que la amenazó.


"Le dijo que suba al avión, porque caso contrario le mataban a los chicos", reveló una fuente. La mujer ascendió a la aeronave que efectuaba el vuelo 1844 de Aerolíneas Argentinas. En el viaje, la joven tomó la decisión de no bajar del avión.