Télam 162
Télam 162

Una denuncia por presunto lavado de dinero echó atrás el millonario acuerdo que tenía previsto firmar la petrolera estatal YPF con la compañía Pampa Energía para la exploración de Vaca Muerta, más precisamente en la región del Mangrullo, al norte de Cutral Co.


Se trata nada menos que de una inversión de $314 millones de dólares que no se volcarán en el yacimiento, ya que el viernes pasado, la Procelac (Procuraduría Adjunta de Criminalidad Económica y Lavado de Activos), hizo una denuncia penal contra el Grupo ST, del cual Marcelo Mindlin, titular de Pampa Energía, es uno de sus accionistas. La presentación se basa en "la presunta participación en el delito de lavado de dinero" y  el juez federal Ariel Lijo estará a cargo de la investigación.


Pampa Energía es la firma energética más importante del país y es además la que maneja en Neuquén la central térmica de Loma la Lata.


Si bien resulta llamativo que la Procelac, el equipo de fiscales nacionales especializados en detectar delitos financieros, presentó la denuncia a pocos días de la fecha límite para que se concrete el acuerdo entre Pampa e YPF, también es cierto que la firma local estaría bajo la lupa desde el año 2009, a raíz de una serie de reportes sospechosos del Banco Central que datan de esa fecha.


Las empresas firmantes habían acordado una inversión conjunta de 314 millones de dólares en Rincón del Mangrullo, un área hoy marginal, pero que se revaluó de la mano del boom del shale y de los mejores precios internos para el gas.


Según informó esta mañana el diario Río Negro, fuentes cercanas a la firma que conduce Miguel Galuccio aseguraron a que YPF no quiso pagar el costo de asociarse a una empresa vinculada a una causa por lavado, justo en momentos donde batalla contra el rechazo de algunos sectores políticos por el acuerdo con Chevron.


Pero otra versión corrió con fuerza y habla de una interna política en el gobierno nacional. Es que Mindlin, otrora aliado al kirchnerismo, hoy parece alejado de la Casa Rosada. Por eso se habría buscado correr del medio al empresario.


En el 2011, el titular de Pampa fue involucrado en una causa por la compra de casi 20 mil hectáreas de tierras fiscales en El Bolsón. Su firma manejaba hasta 2012 la central hidroeléctrica de Lago Escondido, en territorios del millonario inglés "Joe" Lewis. Este último, dueño de los terrenos que rodean el espejo de agua, también fue imputado en la causa de lavado.