AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163

En marzo de 2012, las pandillas de la Mara Salvatrucha (MS-13) y la pandilla 18, de El Salvador, firmaron una tregua de no agresión. Sin embargo, en los últimos tiempos se especulaba con la posibilidad de que ese acuerdo se desmoronara.  Luego de un enfrentamiento entre bandas rivales, seis jóvenes murieron este martes en el Centro de Reinserción Social de Tonacatepeque, un centro de readaptación de menores de la capital salvadoreña.

Los seis fallecidos fueron estrangulados durante una pelea en la prisión de Tonacatepeque, que alberga  a unas 700 personas, y la evidencia preliminar sugiere que eran miembros de la pandilla de la Mara Salvatrucha (MS-13), según dijeron funcionarios policiales.

En tanto, un grupo  de unas 20 madres de los jóvenes privados de su libertad se encuentran en vigilia en las afueras de la cárcel esperando los reportes de la policía.

Bruni Veliz, de 36 años de edad, dijo a Reuters que está angustiada a la espera de los nombres de los fallecidos, ya que su hijo de 19 años de edad está recluido en el penal desde hace cinco meses.

"Para las madres que estamos aquí es lamentable y preocupante porque no nos han dado información de los nombres de los que han fallecido, y nosotras estamos preocupadas", dijo.

"Yo no soy la autoridad competente para revelar los nombres de las víctimas. Es la directora del centro la responsable. Lo que yo puedo hacer es sugerir lo que piden a la funcionaria", respondió  Ramírez Landaverde, el segundo al mando de la Policía Nacional Civil de El Salvador, según consigna La Página.

Dos de los muertos eran menores de edad, mientras que los otros cuatro eran mayores de 18 años, pero no habían sido trasladados a un centro para adultos.

Las tasas de asesinatos en El Salvador han aumentado en las últimas semanas en momentos en que una frágil tregua de no agresión forjada el año pasado entre la MS-13 y su rival, el barrio 18, parece desmoronarse.