162
162

Tal como muestra el furor por los nuevos iPhone, que salieron a la venta el pasado viernes, los productos de Apple están entre los más buscados por los compradores de tecnología. Sin embargo, adquirir alguno de los dispositivos de la manzanita puede ser costoso, en algunos países más que en otros.

En este sentido, un análisis de la agencia australiana de Bolsa CommSec revela que la Argentina es el país donde los iPad se pagan más caros.

De acuerdo con el "Índice iPad" de la empresa, para hacerse con un iPad de 16GB con Retina Display y Wi-Fi (la versión más económica del último modelo del dispositivo en su tamaño de 9,7 pulgadas) les costará a los interesados u$s1.094.

La cifra es más del doble de lo que se paga en el país con los iPad más baratos, Malasia, en donde la tablet se consigue por u$s474. En los Estados Unidos, la tableta se vende a u$s499 antes de impuestos.

A la Argentina la escoltan Brasil y Dinamarca, en donde ese modelo de la tablet de Apple se consigue por u$s791 y u$s725, respectivamente. Grecia es el cuarto país con los iPad más caros, con un precio de $716, seguido por Suecia, con u$s707.

Además de la Argentina y Brasil, también figura Chile en el conteo, donde se paga por un iPad u$s602. En México, su precio es de u$s592.

Según consigna The Wall Street Journal, CommSec creó en 2007 un "Índice iPod", al que luego le agregó el conteo del iPad,  como una forma de monitorear "si las monedas están valoradas apropiadamente", analizando su valuación al comparar el precio de los bienes en los distintos países.

La medición investiga la paridad del poder de compra entre países. La teoría indica que un mismo bien debería cotizarse a aproximadamente el mismo precio en los distintos países; diferencias en el precio de un bien llevarían a los consumidores a comprar en otro mercado. Sin embargo, en la realidad, el mercado no es uniforme y los precios de los productos son afectados por distintos factores, como costos de logística, gravámenes locales y restricciones a las importaciones, entre otros.