REUTERS 163
REUTERS 163

El gobernante sirio, Bashar Al Assad, dijo que "no está enganchado al poder", pero que no tiene ninguna intención en abandonarlo; en especial, por el "satisfactorio" acuerdo alcanzado entre los EEUU y Rusia sobre el desarme químico de Damasco, según reveló una europarlamentaria belga.

Las declaraciones de Al Assad fueron dadas a la socialista Véronique De Keyser durante un breve encuentro de una hora en el marco de un viaje "personal, muy modesto y de carácter humanitario" que no ha contado con el reconocimiento del Partido Socialista.

De Keyser contó, en su página de Facebook, que ha visitado campamentos de refugiados en el Líbano y en Siria donde ha podido examinar de primera mano la "dramática situación de la región", de acuerdo con el portal de noticias Europa Press.

La diputada publicó: "Al Assad dijo que no está enganchado al poder, pero explicó que no podía dejarlo ahora", a la espera de las elecciones de 2014. No obstante, la eurodiputada indicó que "Al Assad está extremadamente satisfecho" con el acuerdo entre Rusia y EEUU para requisar y destruir el arsenal químico de Damasco y reiteró que "está trabajando para solucionar el conflicto por la vía política".

La salida del Al Assad, cuya familia está en el poder desde 1971, es uno de los reclamos iniciales de las protestas que comenzaron hace dos años y medio contra el régimen y que desembocaron en una cruenta y sostenida represión del Ejército.

En agosto de este año, la comunidad internacional denunció el uso de armas químicas por parte de las tropas del Gobierno contra la población civil, que provocó cientos de muertos. Eso condujo a que los Estados Unidos plantearan la necesidad de una acción militar en el país para desarmar las amenazas y evitar una mayor matanza.

No obstante, la intervención ha quedado en suspenso, mientras se intenta que la desactivación del arsenal químico sirio se realice mediante la vía diplomática, a partir de la integración de Siria al Convenio sobre las Armas Químicas.