En el Centenario de Chaco se llevó a cabo la primera semifinal de la Copa Argentina. Con dos equipos muy dispares, el certamen más federal del país presentaba un espectáculo muy curioso: uno de los candidatos de la Primera División se medía ante un sorpresivo y humilde Estudiantes de Buenos Aires, que a pesar de ser un claro ejemplo del esfuerzo, tenía  una clara inferioridad debido a sus intérpretes.

Una jugada preparada a través de un tiro de esquina y una combinación entre Alejandro Delorte y Sebastián Britos entusiasmaban a los hinchas del "Pincha" de Caseros con realizar una digna tarea. En tanto, la pasividad del "Ciclón" dio la impresión de subestimación hacia su rival.

Más allá de los prejuicios y el flojo inicio, los de Juan Antonio Pizzi lograron abrir el marcador de forma prematura. A los 11 del pitazo inicial, Julio Buffarini impactó un rasante y venenoso remate que dejó indefenso a Martín Ríos. Con el 1 a 0 el "Cuervo" intentó manejar el transcurso del partido, aunque el trabajo realizado por los comandados por Oscar Blanco continuaban amenazando la valla de Sebastián Torrico.

El complemento se inició con una polémica que pudo derivar en el gol de Estudiantes. Un agarrón de Santiago Gentiletti sobre el "Flaco" Delorte ignorado por Sergio Pezzota privó al conjunto de Tres de Febrero de un penal. Igualmente, el intento de larga distancia de Jonathan Soria asustó a los de Boedo, y a partir de esa situación Juan Pizzi empezó a idear una variante.

En respuesta al sacudón del humilde, Leandro Navarro se apoderó de la pelota, midió la lejanía del arco opuesto y con una exquisita pegada hizo temblar el travesaño defendido por Ríos. Ésta vez la fortuna estuvo del lado del equipo de "Cachín".

La persistencia del "Pincha" y la pésima forma de defender en la pelota parada llevaron a que se empareje el marcador. Luego de un tiro libre cercano al área y una serie de rebotes, Alejandro Delorte anotó el 1 a 1 y generó la ilusión de disputar la final de la competición. El desconsuelo "azulgrana" fue tan profundo que el técnico decidió mandar al campo a Néstor Ortigoza en lugar de Leandro Navarro.

Tuvieron que llegar los penales para definir al primer finalista de la Copa Argentina. Desde los doce pasos, el "Ciclón" sopló bien fuerte y a pesar de un sufrimiento constante los de Boedo llegaron al último compromiso, donde se medirán ante All Boys o Arsenal de Sarandí.