162
162
 162
162
 162
162
 162
162

Un colectivo gay pidió a futbolistas profesionales de todo el Reino Unido que el próximo fin de semana usen cordones con los colores del arcoíris en sus botines para apoyar una campaña que busca terminar con la homofobia en el fútbol.

De los 5.000 jugadores de las principales ligas de Inglaterra, Escocia y Gales, ninguno es abiertamente gay, lo que lleva a la asociación por los derechos de los homosexuales Stonewall a sugerir que los futbolistas tienen miedo a "salir del armario" por el impacto que podría tener sobre sus carreras.

La casa de apuestas Paddy Power apoya la campaña que tiene como lema "Justo detrás de los futbolistas gay". Se distribuirán juegos de cordones con los colores del arcoíris en los 134 equipos profesionales del Reino Unido.

Las actitudes en el fútbol británico, ya sea en la elite o en las ligas de los domingos por la mañana en los parques, cambian muy lentamente, y la vicepresidente ejecutiva de Stonewall, Laura Doughty, dijo que era hora de que este deporte sea "arrastrado al siglo XXI".

"Es hora de que los clubes y los jugadores den un paso adelante y den un apoyo visible contra la homofobia en nuestro deporte nacional", dijo Doughty en un comunicado presentando la campaña.

"Vistiendo los cordones arcoíris mandarán un mensaje de apoyo a los jugadores homosexuales", agregó.

La homofobia sigue estando extendida, según un informe elaborado a principio de año por el club de aficionados del Brighton y Hove Albion y los aficionados gay del Network.

La ciudad costera de Brighton tiene una de las mayores comunidades homosexuales del país, lo que provoca habituales abusos homófobos por parte de los hinchas rivales durante los partidos del club local.

El informe dice que los aficionados del Brighton han sido objeto de insultos homofóbicos en un 70 por ciento de los encuentros en que su equipo jugó como visitante.

"Los aficionados del Brighton han sido objeto de 'bromas' sobre la comunidad gay de la ciudad desde que nuestros seguidores pueden recordar", indicó en abril un comunicado del club de aficionados del Brighton.

"No hubieran sido descriptos como 'bromas' si los insultos y cánticos habrían sido sobre el color de la piel, y se habría hecho algo para pararlo", añadió.

En marzo, el ex jugador del Leeds United Robbie Rogers dijo que dejaba el deporte después declararse gay diciendo que temía el "juicio y el rechazo".

Tres meses después, el centrocampista se convirtió en el primer deportista abiertamente  homosexual en jugar en un equipo profesional importante de Estados Unidos, cuando jugó para Los Angeles Galaxy en la liga doméstica, la MLS.