AFP 163
AFP 163

La Casa Blanca manifestó que el informe de las Naciones Unidas presentado este lunes ante el Consejo de Seguridad por el secretario general Ban Ki-moon demuestra que el régimen de Bashar Al Assad es el responsable del ataque con armas químicas perpetrado el pasado 21 de agosto, que provocó la muerte de cientos de personas.

"La información contenida en el reporte, que indica que el gas sarín fue lanzado en misiles tierra a tierra que sólo el régimen de Al Assad posee, muestra claramente quién es el responsable", afirmó el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, en una rueda de prensa.

Por su parte, la embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, aseguró que "los datos técnicos dejan claro que sólo el régimen está en condiciones de lanzar ataques de esa dimensión". "Y sabemos que el régimen tiene gas sarín. Se prepararon y distribuyeron máscaras antigas. Lanzaron misiles de prueba. Las leyes de la lógica sólo permiten concluir que el régimen está tras los ataques", indicó desde Nueva York.

Más temprano, Ban Ki-moon había sostenido que los resultados del informe acerca del uso de gas sarín eran "contundentes e irrefutables". "Esto es un crimen de guerra y una grave violación del Protocolo de 1925 y otras normas de derecho internacional consuetudinario. Confío en que todos puedan unirse a mí en la condena de este crimen despreciable", agregó.

"La comunidad internacional tiene la obligación de hacer que los autores asuman la responsabilidad y de asegurar que las armas químicas nunca vuelven a emerger como un instrumento de guerra", sentenció.

En tanto, la ONU estudia otros ataques con armas químicas perpetrados por el régimen de Bashar Al Assad. "Investigamos 14 presuntos casos de uso de armas químicas, pero no hemos establecido la responsabilidad de los autores" de estos crímenes, declaró el presidente de la comisión que investiga violaciones a los derechos humanos en el país árabe, el brasileño Sergio Paulo Pinheiro, desde Ginebra, en una rueda de prensa.

La destrucción del arsenal químico en Siria es la base del acuerdo que alcanzaron el sábado pasado los Estados Unidos y Rusia. El presidente Barack Obama informó que intentaría la vía diplomática contra el régimen de Al Assad, pero que no descartaba la acción militar en caso de ser necesaria para proteger a la población siria y defender a la comunidad internacional.