Un pequeño avión teledirigido aterrizó este domingo en el escenario en el que la canciller alemana, Angela Merkel, protagonizaba un mitin de campaña en la localidad de Dresden, provocando el desconcierto de los políticos y los militantes que participaban en el acto.

Según explicó la policía tras retirar el artefacto del escenario, el avión portaba una cámara y estaba teledirigido por un joven de 23 años, que pretendía fotografiar a la canciller y después vender las instantáneas a la prensa.

Merkel, que vio como el avión -de unos 40 centímetros- se posaba a apenas dos metros de distancia, sonrió ante el incidente, pero los medios locales destacaron el rostro "consternado" de su ministro de Defensa, Thomas de Mazière, quien se encontraba también en el escenario.